Las Smart TV QD-OLED de Samsung han dejado una cosa clara este 2022: la innovación no tiene por qué costar una fortuna

Las Smart TV QD-OLED de Samsung han dejado una cosa clara este 2022: la innovación no tiene por qué costar una fortuna
Sin comentarios

En el sector tecnológico nos hemos acostumbrado a la innovación permanente, con productos que salen a la venta año tras año añadiendo pequeñas mejoras y funcionalidades con respecto a la generación anterior, y manteniendo unos precios ligeramente decrecientes en un ciclo que suele culminar con la llegada de una tecnología realmente rompedora que cambia el paradigma abriendo el comienzo de una nueva etapa.

Es algo que se repite en los teléfonos móviles, sistemas de sonido, equipos de conectividad y sobre todo en el de los televisores inteligentes, donde pueden pasar entre cinco y diez años para que una de estas innovaciones destacadas varíe el rumbo de la industria. Y generalmente lo hace a costa de un precio de salida notablemente más elevado que va reduciéndose con el tiempo.

Fue el caso por ejemplo de las primeras teles de plasma, luego las primeras LCD con iluminación LED, más tarde las OLED y este año 2022 ha sido la pista de aterrizaje para la llegada de los primeros modelos con paneles de tipo QD-OLED, un auténtico giro de timón para el sector.

QD-OLED, la siguiente evolución de OLED

qd-oled

En los últimos seis años hemos ido asistiendo a la llegada al mercado de televisores de gama alta con paneles OLED, una tecnología que ofrece una estupenda calidad de imagen, aunque no está exenta de problemas, y que ha ido evolucionando muy ligeramente dando este 2022 dos pasos sustanciales: los paneles EVO de tercera generación LG y los QD-OLED de Samsung.

Como ya vimos en su día, los EVO de LG son una evolución directa de los clásicos OLED que añaden una nueva forma de fabricación con materiales más duraderos permitiendo así mantener imágenes más brillantes sin que sufra tanto el panel y además tener marcos más delgados.

Pero la verdadera sorpresa nos llegaba de la mano de Samsung y sus paneles QD-OLED, un nuevo giro en el avance de la tecnología OLED que prometía mejoras interesantes relacionadas con la durabilidad, entrega de brillo y capacidad para representar el color en pantalla.

La cualidad más relevante de los paneles OLED clásicos es su capacidad de emitir luz sin necesidad de recurrir a una fuente de iluminación externa, algo que sí deben hacer los paneles LCD. Esto es posible porque utilizan diodos orgánicos, unos componentes electrónicos que permiten y controlan el paso de la corriente eléctrica en un único sentido.

Hasta este año 2022 todos los paneles OLED montados en televisores de diferentes marcas han sido de tipo W-OLED (White OLED), una tecnología donde la luz que emite cada una de las celdillas del panel es de color blanco. Esto requiere la colocación encima de la matriz de diodos orgánicos de un filtro de color RGB que permite la reproducción de los tres colores básicos, reduciendo así la capacidad de entrega de brillo de los paneles.

Sin embargo, la tecnología QD-OLED que ha desarrollado Samsung utiliza píxeles de color azul y reemplaza el filtro RGB que requieren los paneles W-OLED por una matriz de nanocristales o puntos cuánticos, que se encarga de la reproducción del color, lo que permite al panel arrojar una capacidad de entrega de brillo superior y reproducir un espacio de color sensiblemente más amplio que el filtro de color RGB.

qd-oled Estructura de los paneles QD-OLED

Según Samsung esta matriz orgánica restituye el 100% del espacio de color DCI-P3 y más del 80% del espacio BT.2020, acercando las capacidades de entrega de brillo de los QD-OLED a la otra tecnología estrella del fabricante, los televisores QLED, con cifras que inicialmente ya rondan los 1.000 nits.

luz

La evolución tiene un precio...¿o no?

Muy bien, OLED ha evolucionado hacia los puntos cuánticos y los nuevos paneles QD-OLED entregan más brillo, color y resistencia, pero seguro que todo esto tiene un coste sobre todo en las primeras generaciones.

Pues lo extraño del asunto es que, a diferencia de otras innovaciones pasadas, los dos primeros fabricantes que este año 2022 han vendido televisores con paneles QD-OLED (Samsung con la S95B y Sony con la A95K MASTER Series), nos han sorprendido con precios de lo más competitivo. Tanto que incluso compiten cara a cara en costes directamente con sus otros respectivos modelos de tecnologías OLED, LED y QLED.

Es por ejemplo el caso de la Samsung S95B que se vendió inicialmente por un importe inferior a los 3.400 euros en 65 pulgadas pero que ha bajado rápidamente de precio en los últimos meses.

samsung Samsung S95B

Es decir, tenemos una tecnología innovadora que como hemos visto en el análisis supera a los modelos OLED anteriores y sale a la venta por un precio similar que incluso con los descuentos de lanzamiento y promociones queda muchas veces por debajo, como por ejemplo hemos podido ver esta misma semana, donde se oferta la Samsung S95B de 65 pulgadas con un descuento del 40% pasando a costar 1954 euros en El Corte Inglés, ofreciendo posteriormente el fabricante un reembolso de 500 euros, por lo que el precio final real sería de 1454 euros, y además nos regalan un mando de juegos inalámbrico XBox.

¿Es el fin de la anterior tecnología OLED? Pues casi seguro que no. Los paneles ya clásicos de LG han dominado el mercado de los diodos orgánicos durante más de seis años y ahora les toca adaptarse a la llegada de un nuevo competidor, QD-OLED, fabricados por Samsung, que pretende rivalizar ofreciendo más prestaciones y precios de lo más competitivo.

Sin duda un duelo interesante que tendremos que seguir en detalle y cuyos siguientes movimientos veremos probablemente en el CES 2023 de enero, donde se anunciarán las estrategias de ambas compañías para los próximos doce meses, algo que los amantes de la imagen y el sonido ya esperamos con impaciencia.

Nota: Algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Xataka Home

Temas
Inicio