No siempre tener más opciones es mejor: funciones que recomendamos apagar en tu Smart TV
Televisores

No siempre tener más opciones es mejor: funciones que recomendamos apagar en tu Smart TV

HOY SE HABLA DE

Los televisores hoy día disponen de una gran cantidad de características. Sin embargo, las que a priori podamos pensar que mejoran la calidad de lo que se muestra, pueden en cierta medida disminuir la calidad de imagen de nuestra tele en según qué circunstancias. Es por ello que en este artículo os hablaremos de algunas opciones que conviene dejarlas desactivadas en función de nuestro uso.

Los televisores son un producto caro en general, y cuando adquirimos uno queremos que se vea lo mejor posible. No obstante, por defecto vienen algunas funciones activadas y que hacen que la imagen pueda verse corrompida, mostrando ciertos "efectos artificiales" que pueden perjudicar el disfrute de contenido en nuestra tele.

La mayoría de las funciones de las que vamos a hablar se pueden encontrar fácilmente en el panel de ajustes de nuestro televisor. Los fabricantes hacen muchas veces referencia a estas tecnologías mediante un nombre comercial atractivo diferente. Pero no nos dejemos engañar, ya que la mayoría de ellas tratan de intentar mejorar la imagen mediante procedimientos similares entre sí.

Cabe mencionar que desactivar estas opciones se trata de una recomendación por parte de nuestro equipo, y que creemos que la mejor imagen de un televisor es la que más le gusta al dueño. Por lo tanto, no hay ningún problema si pensáis que estas opciones os ayudan a conseguir una calidad de imagen más acorde a vuestros gustos.

Control de nitidez

Esta característica se basa en acentuar los bordes de la imagen y mejorar de manera artificial el detalle y la textura de la misma. Al principio puede darnos la impresión de que surte efecto, pero en la mayoría de casos proporciona un falso detalle que en determinadas circunstancias añade molestos dientes de sierra en la imagen.

Nitidez

Hay que señalar que si disponemos de una imagen sobresaturada de nitidez, podremos encontrar también un efecto de halo alrededor de los objetos.

Nuestra recomendación es desactivar este tipo de funciones y equilibrar el ajuste de la nitidez en los parámetros de la imagen de manera manual y sin pasarse.

Reducción de ruido

En el caso de que nuestro televisor convierta señales de vídeo de baja resolución puede ser de ayuda en determinados casos, pero la gran mayoría del contenido que vemos hoy día proviene de fuentes digitales de gran calidad. Es por ello que al activar la reducción de ruido en estas circunstancias puede suavizar la imagen hasta tal punto que se pierda detalle.

Desactivar las funciones de reducción de ruido ayudará a tener una imagen más natural y con más detalle si el contenido proviene de señales digitales actuales.

Interpolación de imagen

Una tendencia que surgió a raíz del avance de las Smart TVs con mejores procesadores fue el desarrollo de procesos de interpolación de imagen. Esto lo que hace básicamente es insertar nuevos fotogramas entre los que ya existen en la imagen analizando el contenido que se muestra en tiempo real.

Conocidos dependiendo del fabricante como Auto Motion Plus, TruMotion, MotionFlow, y un largo etcétera, estos procesos suavizan la imagen provocando el conocido "efecto de telenovela". La gran mayoría de películas y series se ruedan a 24 fotogramas por segundo. Activando este tipo de características hace que ese contenido se acerque más a la frecuencia de refresco de nuestra tele, siendo 60Hz o 120Hz en televisores de gama más alta.

Desactivar estas opciones nos proporcionarán una imagen más cercana a la intención del autor. Además, la llegada de modos de imagen tales como el Filmmaker Mode, avalado por directores de cine como Scorsese o Nolan, desactivan este tipo de características por defecto.

Sin embargo, a la hora de ver cualquier deporte o incluso cuando juguemos a algún videojuego, pueden venir bien este tipo de tecnologías, ya que el contenido es más propio de ello.

Modos de ahorro de energía

Tienen que estar sí o sí en los televisores, sobre todo para acreditar que el televisor alcanza una certificación de energía en concreto. Normalmente estos ajustes suelen estar activados por defecto. Algunos controlan de manera automática el brillo de la imagen dependiendo de la iluminación del entorno, y otros por su parte proporcionan contadores para apagar el televisor cuando no se está utilizando, entre otras cuestiones.

En caso de que queramos optar a un televisor con un nivel alto de HDR, lo recomendable es desactivar todas estas opciones, ya que en nuestro caso nos interesa que el brillo sea lo más alto posible para mostrar imágenes con un rango dinámico alto óptimo.

Overscan

Esta característica escala y recorta la imagen que se muestra en la pantalla, perdiendo información de la misma. Nuestro televisor estaría perdiendo en torno a un 4 o 5% de la imagen real con esta tecnología activa.

El Overscan venía de tiempo atrás cuando en la televisión analógica existía un marco negro con información que se situaba alrededor de la imagen. Ahora no recibimos únicamente señales de la televisión, sino que tenemos más fuentes y dispositivos conectados a nuestro aparato y este sobreescaneo se aplica a todas ellas. Es por ello que sería recomendable desactivar la opción.

Contraste dinámico

Desde hace un tiempo existe la opción de modificar el brillo y el contraste de la imagen de manera automática a través de un sensor en nuestro televisor. Este ajuste se aplica a cada escena que veamos y la intención de esta tecnología es la de realzar aquellas escenas más oscuras. No obstante, no resulta muy efectivo.

Para conseguir una imagen lo más fiel posible y sin cambios repentinos, lo recomendable sería desactivar dicha opción

Opciones de privacidad

Muchos fabricantes incorporan hoy día tecnologías que analizan el contenido que ven los usuarios. ACR, acrónimo de "Automatic Content Recognition", es una función que utilizan los fabricantes para hacer un seguimiento de la tendencia que tiene nuestro consumo, para así obtener recomendaciones de películas o series que queramos ver, o incluso modificar los anuncios que nos pueden interesar.

Recibir recomendaciones es algo que no viene mal, sin embargo, esos datos pueden servirles a las empresas para múltiples propósitos que desconocemos. Es por ello que lo recomendable sería desactivar esta opción. El nombre de estos ajustes varía dependiendo del fabricante, pero generalmente se suelen encontrar en los parámetros de privacidad del usuario.

Temas
Inicio