Compartir
Publicidad
Publicidad

Los "quantum dot" podrán mejorar en prestaciones y abaratar costes gracias a su impresión con proceso de inyección de tinta

Los "quantum dot" podrán mejorar en prestaciones y abaratar costes gracias a su impresión con proceso de inyección de tinta
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los televisores actuales que utilizan la tecnología de puntos cuánticos o quantum dot, éstos se incorporan a la pantalla en la forma de una delgada lámina de polímero que los contiene. La luz del LED azul principal que da luminosidad al televisor pasa a través de ellos y posteriormente incide en otra capa de filtros de color que absorbe diferentes longitudes de onda (ver esquema siguiente).

De este modo es posible absorber o dejar pasar parte de la luz azul así como emitir las tonalidades rojas y verdes para crear los diferentes colores cuando la luz incide posteriormente sobre la capa LCD formando la imagen final que ve el usuario.

Nanosys Photo Esquema de las pantallas Quantum Dot actuales con lámina de polímero y filtros de colores separados

Sin embargo, en el International Display Workshop que se ha celebrado en Japón, dos empresas (Nanosys y DIC) se han propuesto cambiar este esquema y optar por un sistema basado en la impresión de inyección de tinta similar conceptualmente al que todos conocemos por las impresoras domésticas.

En el pasado CES Nanosys mostró que en vez de tener los puntos cuánticos distribuido aleatoriamente por el polímero era posible segregarlos en pautas microscópicas que remplazasen los filtros de color posteriores. El proceso se hacía con fotolitografía, pero ahora han propuesto realizarlo con inyección de tinta, lo cual aseguran es mucho más barato. De este modo se evita tener una capa más en el panel, quedando los filtros de color directamente integrados con los puntos cuánticos.

Nanosys Photo Esquema de Quantum Dot nuevo con los puntos cuánticos integrados en la capa de filtrado

¿Qué supone esto para el usuario final? Pues varias cosas. En teoría sería posible abaratar ligeramente los costes de producción, se adelgaza unos milímetros el grosor de la tele y se mejora la eficiencia y la luminosidad, ya que parte de la luz antes perdida al pasar por los filtros ahora se puede utilizar.

En concreto, afirman que se puede lograr un incremento de hasta el 300% en la luminosidad. Además, también se mejora sensiblemente el ángulo de visualización óptimo. ¿Cuándo llegará este proceso de fabricación a materializarse? Pues no se han dado fechas, pero es de suponer que no llegará por lo menos hasta bien entrado 2018 o 2019.

Más información | Prnewswire

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos