Compartir
Publicidad

Historia de la Radio (II): Del walkman al streaming

Historia de la Radio (II): Del walkman al streaming
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la primera parte del especial vimos los orígenes de la Radio, cómo surge y cómo los primeros receptores empiezan a instalarse en nuestras vidas.

Fueron precisamente la evolución y el abaratamiento de estos receptores los que permitieron despegar a la Radio como sistema omnipresente de comunicaciones y entretenimiento doméstico.

Receptores de sobremesa y portátiles

Con la llegada del transistor y posteriormente del circuito integrado, los receptores se hicieron muy, muy pequeños, permitiendo que un creciente número de dispositivos incorporasen capacidades de recepción con una calidad bastante aceptable.

Entre estos dispositivos tenemos los ya clásicos "transistores" y los radiocasetes, equipos portátiles que integraban el receptor, el sistema de amplificación y altavoces e incluso el de reproducción de cintas magnéticas.

Sin embargo no fue hasta la aparición de los primeros modelos de "walkman" cuando la Radio como sistema de ocio personal móvil comenzó a integrarse de verdad en nuestras actividades diarias, algo a lo que también contribuyeron los equipos integrados en los coches. Allí donde fuéramos éramos capaces de escuchar nuestras emisoras favoritas.

Walkman

La siguiente evolución de estos sintonizadores portátiles surgió cuando los reproductores de MP3 llegaron al mercado. Sus iniciales escasas memorias y sus baterías de corta duración hacían que fuese casi imprescindible incorporar algún sistema de recepción alternativo. Una vez más la Radio estaba ahí para ayudarnos con estos problemas en la mayoría de los modelos.

Posteriormente y gracias a la explosión que supuso la telefonía móvil a finales del siglo XX, la radio se convirtió en una funcionalidad indispensable de muchos terminales.

Radio móvil

A pesar de la ventaja de poder llevarlos con nosotros a cualquier parte, todos estos receptores portátiles siguen viéndose como equipos de "último recurso" por parte de los aficionados al sonido de alta fidelidad, que para obtener la máxima calidad de audio prefieren recurrir a dispositivos de sobremesa.

La evolución de estos equipos también ha sido notable en las últimas décadas. De los primeros enormes receptores a válvulas que ocupaban un gran espacio y consumían mucha electricidad se pasó posteriormente a receptores más ligeros que o bien estaban integrados en equipos de HiFi o bien se compraban de forma separada si se buscaba un extra de calidad y prestaciones.

radio sony

Los primeros (los integrados) inundaron rápidamente nuestros hogares en formas múltiples y variadas. Cadenas de música, minicadenas, receptores A/V o barras de sonido han ido incorporando distintas tecnologías de recepción de radio.

Los segundos (los sintonizadores dedicados) han ido quedando poco a poco relegados al mundo de los consumidores más exigentes, que podían permitirse adquirir dispositivos más caros aunque generalmente con menos problemas de ruido y unas mejores capacidades de sintonización.

Receptor radio

DAB, llega la radio digital

El siguiente paso en la evolución de la Radio nos llegó con la aparición de la Digital Audio Broadcasting (DAB), tecnología que digitalizaba el envío y recepción de emisiones empleando nuevas técnicas de codificación y complejas modulaciones como OFDM y DQPSK.

DAB

En la radio DAB la señal original se digitaliza empleando típicamente el códec MP2 y tasas binarias que oscilan entre los 128 Kbps y los 256 Kbps (aunque teóricamente podrían usarse también tasas inferiores o superiores).

Las ventajas principales son una menor cantidad de ruido de tipo estático (ese molesto siseo de fondo de las emisoras de AM y FM), un mejor control sobre la calidad de transmisión mediante la elección de la tasa binaria en función de las necesidades, la sintonización automática basada en listas de emisoras predefinidas, así como la posibilidad de enviar información extra asociada a la señal digital, como por ejemplo texto con información sobre las emisiones o la fecha y hora.

Sin embargo la DAB también presenta problemas, como por ejemplo la menor cobertura, posibles cortes o interrupciones cuando hay una interferencia grave en la señal, que en la radio analógica pasan más desapercibidos, problemas al recibir señales en movimiento a velocidades por encima de 120 Km/h y necesidad de microprocesadores que decodifiquen el audio comprimido, lo que a su vez hace que se incremente el consumo de los receptores.

DAB

Y sobre todo, el principal problema es que su uso no se ha extendido de forma masiva, ya que la calidad del audio tampoco es que suponga una mejora espectacular con respecto a la obtenida con un buen receptor FM y además surgió en un mal momento, con el auge de Internet.

Internet lo cambia todo

Cuando parecía que la Radio poco más podía evolucionar en cuanto a calidad y funcionalidades adicionales llega Internet y cambia el paradigma de lo que conocemos por Radio.

En un formato digital y con una calidad que puede variarse de forma sencilla desde un nivel sumamente reducido hasta uno comparable al audio de alta fidelidad, a principios del siglo XXI comienzan a aparecer multitud de radios que emiten por Internet.

Al principio su programación es escasa y limitada, pero pronto ponen a disposición del internauta con un ancho de banda suficiente un infinito mar de emisoras procedentes de todo el mundo y con temáticas muy variadas.

Por supuesto, las emisoras tradicionales no quieren dejar pasar el tren de las comunicaciones digitales y apuestan por transmitir su programación por medio de la Red de Redes, permitiendo además la descarga de sus programas para ser escuchados cuando el usuario desee, sin restricciones de tiempo. Ha nacido la Radio bajo demanda.

A partir de 2006-2007 las conexiones de Banda Ancha comienzan a popularizarse también en los terminales móviles, que a partir de ahora serán considerados como smartphones, y los servicios de emisión de radio por Internet dan el gran salto hacia nuevas modalidades con más calidad y con música a la carta.

Radio streaming

Comienzan a surgir todo tipo de servicios como Spotify, Pandora o Grooveshark que nos permiten seleccionar nuestros estilos musicales favoritos y descubrir grupos por medio de recomendaciones de otros usuarios.

Los fabricantes no se quedan al margen de esta fiebre del audio por Internet y comienzan a integrar funcionalidades de recepción y de streaming en sus dispositivos. Nace así toda una nueva generación de receptores A/V, amplificadores, centros multimedia, receptores de TDT, videoconsolas, barras de sonido, smart TV, etc. que permiten acceder a estos servicios gratuitos y de pago de radio a la carta.

En la actualidad la radio se ha vuelto más social y más personal que nunca. Social porque podemos basarnos en los gustos y experiencias de amigos o desconocidos para seleccionar emisoras y contenidos musicales. Y personal porque cada vez con más frecuencia los usuarios podemos elegir qué queremos escuchar, cuándo, desde qué dispositivo e incluso con qué calidad.

¿Habremos asistido ya a la evolución completa de la Radio o nos dará más sorpresas en el futuro? No lo sabemos, pero esperamos estar aquí para contároslo.

En Xataka Smart Home | Historia de la Radio (I): Orígenes y primeros receptores Foto portada | Chia ying Yang

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio