Publicidad

Tras la COP25 y el CES 2020, este año podría ser el de la eficiencia energética en los hogares conectados

Tras la COP25 y el CES 2020, este año podría ser el de la eficiencia energética en los hogares conectados
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

En el CES, la feria internacional de electrónica de consumo que se celebra anualmente en Las Vegas, cada vez están más presentes las soluciones orientadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y proteger el medio ambiente. En especial, la eficiencia energética adquiere un papel relevante y trae consigo, como ventaja añadida, un ahorro para las familias que invierten en este tipo de tecnologías.

Muchas de ellas están diseñadas para controlar temperatura y humedad dentro de nuestra casa. El porqué es sencillo: la calefacción representa el 50% del consumo de energía doméstico, mientras que los hogares emiten el 18% de las emisiones de gases invernadero de Europa. Por tanto, climatizar la vivienda de forma inteligente y personalizada puede ser una buena opción para ahorrar en casa y, a la vez, cuidar del planeta.

La temperatura, ese indicador clave

Todos entendemos el concepto básico de temperatura: la energía que tiene el aire. Es precisamente este factor sobre el que se centran cumbres como la COP25 que tuvo lugar en Madrid.

Ocurre que estamos calentando el planeta y es algo que realmente nos preocupa, como demuestran las crecientes búsquedas en Google. Es por ello que en el CES se habla de materiales aislantes, arquitectura bioclimática o sistemas de calefacción que abarcan barrios enteros. Y también de domótica.

Precisamente en busca de soluciones al problema climático, además de recurrir más al transporte público o evitar el plástico de un solo uso, muchos apostamos por dispositivos que nos ayuden a reducir nuestro impacto ambiental.

Somfy pared

Es el caso del termostato conectado de Somfy, que permite controlar la calefacción desde el móvil vía app y analiza el rendimiento energético de la vivienda estimando el cargo de la factura en tiempo real. Asimismo, se puede integrar en la solución de domótica conectada TaHoma para ir configurando un ecosistema smart home desde el que gestionar tanto la calefacción como la iluminación, persianas, seguridad...

Instalarlo e ir añadiendo dispositivos es bastante más fácil que comprar otra casa. Además, su compatibilidad con Amazon Alexa, Google Assistant y la plataforma IFTTT facilitan la interacción por voz con los distintos aparatos y la creación de rutinas personalizadas, como veremos más adelante.

¿Por qué nos interesa controlar nuestro consumo?

Sí, es cierto que el grueso de los lectores pensará que el ahorro económico es uno de los motivos principales de control domótico. Productos como los de Somfy que acabamos de citar nos facilitan el ahorro energético mes a mes. Pero también se está extendiendo cierta sensibilidad medioambiental que pesa cada vez más en la toma de decisiones domésticas.

Connected Heating Voice Assistant5

En la última cumbre de Naciones Unidas sobre cambio climático, buena parte de las conferencias hablaban del drama de la elevación de la temperatura del planeta.

Sabemos que entre 1900 y 2013 la temperatura global subió unos 0,9 ºC, y a finales de 2016 había subido unos 0,24 ºC más. Los autores de este último estudio llamaron a esto el “gran salto” (big jump). Si bien es cierto que la prohibición de los gases CFC hace décadas ha ayudado, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) advierte que deberíamos tomar acciones de inmediato para minimizar los GEI, también en casa.

Dado que estas emisiones nos afectan a todos, y las emitimos entre todos, el ahorro doméstico no es la única métrica que podemos barajar a la hora de considerar invertir en dispositivos domóticos.

Bienestar inteligente y confort

En el núcleo de las soluciones tecnológicas conectadas a Internet está el confort térmico del interior del hogar y el ahorro de energía, que puede ser considerado como una inversión a largo plazo. En otras palabras: aumentar la eficiencia de nuestro sistema de climatización de forma que nos dé un mejor rendimiento térmico, pero con un coste cada vez más bajo. Y, si puede ser, conectado a nuestro teléfono móvil para configurarlo en remoto.

Pantallas

Con el termostato conectado de Somfy para smart home podemos seleccionar diferentes modos de operación según cómo sea nuestra calefacción y gestionarlos desde el teléfono. En la imagen superior, vemos varias capturas de pantalla de la aplicación (disponible para Android e iOS) con información ─en tiempo real─ de la temperatura y la humedad del interior del hogar, así como el consumo estimado y el real.

Entre otras aplicaciones, es posible que la calefacción se encienda a la temperatura solicitada a medida que nos acercamos a casa y que se apague cuando salimos de ella. Algo que simplifica de forma notable la administración del hogar (y nuestras preocupaciones).

El objetivo de este tipo de interacción mediante GPS, que puede ser activada o no y configurada según el rango óptimo que definamos, es la de encontrar la vivienda a la temperatura adecuada, pero sin “calentar los muebles” cuando no estemos. Y también, por qué no, la de hacernos un poco más libres y menos dependientes de estar vigilando la climatización.

Fucion Gps

Igualmente, nos permitirá seguir las directrices del IDAE sobre eficiencia energética:

- Verano: 26 ºC o superior y humedad relativa entre 45 y 60%.

- Invierno: 21 ºC o inferior y humedad relativa entre 45 y 50%.

No en vano los sensores incorporados en el dispositivo nos sirven también para monitorizar y gestionar temperatura o grado de humedad,  así como la programación de encendidos y apagados.

Una vivienda conectada

A lo largo de los últimos años hemos visto cómo se mejoraban las interfaces y cómo los protocolos entre distintos sistemas domóticos terminaban por convertirse en estándares de mercado. Hoy, soluciones de smart home como las de Somfy permiten mejorar esa integración domótica haciendo hablar a las máquinas entre sí y no solo el móvil con el climatizador.

En particular, destacan tres tipos de conectividades que son muy demandadas por los usuarios: el Asistente de Google, Alexa e IFTTT. Los dos primeros son los más conocidos por sus respectivos ecosistemas, aunque el tercero también ofrece un gran número de posibilidades. Con IFTTT nosotros podremos programar (de forma sencilla) el comportamiento de la casa.

Connected Heating Optimise Energy Efficiency1

Por ejemplo, podríamos decirle al termostato conectado de Somfy que, cuando haya alguien de la familia dentro de casa, siga un calendario de encendido específico y que se apague cuando no quede nadie. También cabe la posibilidad de encadenar la actuación de varios electrodomésticos o vincular las persianas para que se levanten al amanecer.

La gran ventaja de estos dispositivos es que pueden ser usados por casi todas las máquinas de calor que hay en el mercado. En la página web de Somfy podemos comprobar las diferentes compatibilidades de forma que no haya dudas sobre su potencial en nuestra vivienda.

El cambio climático cobra cada vez más relevancia, tanto en búsquedas como en los efectos sobre el clima y, ya sea por ahorro y confort personal como por una creciente sensibilidad medioambiental, este tipo de desarrollos domóticos ya están disponibles. Ha llegado el momento de invertir en el futuro.

Las soluciones de calefacción conectada permiten ahorrar energía y reducir el gasto, al tiempo que incrementan el confort y la eficiencia de tu hogar. Gracias al sistema, TaHoma es posible combinar un termostato conectado con un sensor solar y persianas enrollables.

Consejo ofrecido por la marca

Imágenes | iStock/BartekSzewczyk, Somfy

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios