Qué es un acumulador de calor, para qué sirve y cómo encontrar el modelo adecuado para casa y ahorrar en la factura eléctrica
Iluminación y energía

Qué es un acumulador de calor, para qué sirve y cómo encontrar el modelo adecuado para casa y ahorrar en la factura eléctrica

En tiempos cómo los que vivimos, con unos precios de la luz en constante escalada, cualquier solución para controlar y limitar el impacto en nuestros bolsillos es bienvenida. Desde localizar la mejor tarifa a buscar equipos eficientes... en este último sentido una opción interesante en momentos de bajas temperaturas puede ser la de usar un acumulador de calor.

Los acumuladores de calor es un sistema que permite calentar el hogar sin que ello suponga una merma en la capacidad de nuestros bolsillos. Este tipo de dispositivos aprovechan las horas en las que las tarifas eléctricas son más económicas para cargarse y que luego podamos calentar la habitación en cualquier momento del día.

Acumular ahora y usa cuando quieras

Acumulador

Algo así como una especie de radiadores pero con acumulador incorporado que permite que calentemos una casa en cualquier momento sin tener que pensar en la tarifa eléctrica de cada hora, si es o no más o menos económica.

Un acumulador de calor funciona de forma similar a un radiador eléctrico. Lo hace gracias a unas resistencias eléctricas que se calientan con el paso de la electricidad que a su vez calientan el núcleo del acumulador que es el encargado de almacenar la energía térmica que luego va liberando de forma progresiva.

Y es esta la principal diferencia frente a un radiador al uso. Mientras este sólo calienta cuando lo tenemos enchufado y da igual la hora y la tarifa, un acumulador de calor se carga de energía cuando esta está más barata y luego nosotros decidimos cuando libera esa carga de energía en forma de calor.

Los acumuladores tienen por objeto consumir energía eléctrica durante los períodos de tarifa reducida (tarifa de discriminación horaria TDH)

A la hora de hablar de acumuladores de calor hay que referirse a distintas tipologías en relación a la forma en la que estos liberan la energía que han ido acumulando. Tenemos así unos acumuladores de calor estáticos, otros dinámicos y otros solares, menos frecuentes.

  • Estáticos: son los más baratos pero a la vez los menos eficientes. Estos liberan la energía acumulada en forma de calor de manera homogénea y continua, de modo que proporcionan una temperatura constante.
  • Dinámicos: estos son los más interesantes, ya que ofrecen una mayor eficiencia energética. Gracias a un termostato se puede regular la temperatura y la cesión de calor se produce a demanda del usuario.
  • Solares: interesantes para quienes dispongan de placas solares, favorecen el autoconsumo. Funcionan a través de paneles solares para calentar agua y acumularla.

Aunque los dinámicos son los más interesantes, se pueden combinar ambos tipos de acumuladores por temas económicos, al ser los acumuladores estáticos más baratos que los dinámicos. No obstante, si es posible, es recomendable apostar por acumuladores de calor dinámicos.

Instalacion

Un acumulador de calor es un sistema de calefacción y cómo tal, requieren de un proceso de instalación que puede ser más costoso de inicio si se compara con sistemas de calefacción al uso. A cambio permiten acumular la energía necesaria para mantener la temperatura durante el día en el hogar, con tres ventajas frente a una instalación tradicional:

  • No hace falta realizar obras
  • El mantenimiento es más sencillo, pues sólo hay que efectuar una limpieza anual de los acumuladores y cambio de pilas
  • Es una solución más económica

A la hora de usar acumuladores de calor habrá que planificar qué cantidad de energía vamos a precisar. Tendremos que calcular distintos factores como son el espacio a calentar en casa, nuestra tarifa eléctrica contratada, si queremos más o menos temperatura... Por eso a la hora de comprar un acumulador hay que mirar ciertos puntos.

Lo primero es determinar la potencia que vamos a necesitar. Igual que con un aire acondicionado hemos de calcular las frigorías necesarias, a la hora de comprar un acumulador de calor hemos de controlar que cuente con potencia suficiente y que se ajuste a los metros a calentar para que no se quede corto pero también para que no sobre potencia.

Tabla Ducasa

En la tarea influyen aspectos muy variados como el grado de aislamiento térmico del hogar, su localización y tipo (si es piso, casa sola, adosado...), la orientación, el clima de la zona... De hecho, los fabricantes suelen proporcionar una herramienta para tal fin por medio de tablas como la de Ducasa sobre estas líneas o con una calculadora como esta de Elnur Gabarron.

Junto al tipo, que sean dinámicos o estáticos, es interesante que cuenten con termostato para regular mejor la temperatura en la habitación. Si además queremos integrarlo en el hogar inteligentes habrá que vigilar la conectividad que ofrecen y que dispongan de una aplicación para configurar desde el móvil los distintos parámetros (incluso la opción para ajustarse a la tarifa eléctrica) así cómo la posibilidad de controlarlos a distancia.

Modelos recomendados

Acumulador

A la hora de optar por un acumulador de calor, no encontramos una oferta tan abundante cómo la que sí que encontramos a la hora de hablar de radiadores convencionales. No obstante, hay algunos modelos en el mercado que podemos tener en cuenta.

De la marca ELNUR por ejemplo, encontramos acumuladores que van desde los 359 euros del ELNUR Ecombi 15 hasta los 649 euros del ELNUR Ecombi 40, un modelo solar. La diferencia viene en función de la capacidad para generar calor que ofrece.

Acumulador de calor solar ELNUR Ecombi 40

Acumulador de calor solar ELNUR Ecombi 40

Ducasa

DUCASA es otra de las marcas que ofrece acumuladores de calor. Se trata de un modelo con versiones de 850W por (429 euros), 1.700W a (529 euros) o 2.550W por (629 euros). Estos acumuladores se pueden controlar desde el móvil, cuentan con un sensor temperatura ambiente y tienen un tiempo de carga de 8 horas.

Acumulador estatico 8h I-808 T850 w

Acumulador estatico 8h I-808 T850 w

La misma firma tiene también acumuladores de calor estáticos disponibles en versiones de 480W por (429 euros), 950W a (529 euros), 1.900W por (699 euros). Estos tienen un tiempo de carga de 14 horas y cuentan con un termostato de carga de sensor simple que hace que sea usuario quien decide el nivel de carga según sus necesidades y época invernal.

Acumulador de calor

Otro modelo más completo es este, ofrece control de la dosificación de temperatura, sensor de temperatura y protección contra sobrecalentamiento. Están disponibles en versiones de 2.000W a (849 euros), 3.000W a (999 euros) 4.000W a (1.149 euros), 5.000W a (1.299 euros) y 6.000W por (1.449 euros).

Acumulador dinamico 15/262 2000 w

Acumulador dinamico 15/262 2000 w

Temas
Inicio