Compartir
Publicidad

Dropcam, Nest, Google y el usuario

Dropcam, Nest, Google y el usuario
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando una compañía como Google adquiere otra como Dropcam, es la última adquisición conocida, es normal hacerse muchas preguntas. Nos preguntamos si es o no acertada la compra, qué motivos les habrá llevado a hacerlo, cuáles serán las intenciones una vez se concrete, qué ocurrirá con los usuarios actuales… Preguntas complicadas de responder pues ninguno somos parte del consejo de Google. Realmente, imposibles de contestar hasta que no pase el tiempo y veamos cómo transcurre todo. Pero sí me gustaría compartir algunas notas.

Dropcam y sus cámaras para el hogar

Dropcam es una compañía que ha construido un producto de gran interés para el usuario. Y no es nada nuevo, se trata de una cámara capaz de conectar a internet y que nos permite ver lo que capta en tiempo real desde cualquier lugar que estemos. ¿Una cámara IP? Exacto, una cámara con conexión a internet como la que cientos de fabricantes tienen. Con dos modelos, Dropcam y Dropcam Pro, tenemos:

Dropcam
Dropcam Dropcam Pro
Ángulo de visión 107º 130º
Zoom 4x 8x
Visión nocturna Sí, calidad excelente
Grabación de audio Sí, mejor calidad
Precio 149€ 199€
Conexión Wifi Wifi

Como podéis ver son dos cámaras con conexión wifi, con evidentes diferencias de calidad a la hora de capturar audio y vídeo y opciones diferenciadoras como un mayor zoom o ángulo de visión. Pero ambas cumplen su cometido, permitirnos ver de forma remota todo lo que capturan. Prácticamente lo mismo que tendríamos con otros opciones incluso hasta más económicas. Luego, ¿qué hace que destaquen?

En primer lugar encontramos una gran facilidad de instalación y uso. Todos esos procesos de configuración se han simplificado mucho en la mayoría de dispositivos durante los últimos años y aquí no iba a ser menos. En a penas cinco minutos ya tendríamos nuestra Dropcam completamente operativa. A partir de ahí vamos a disponer de acceso a ellas a través de una aplicación web así como apps para Android y iOS. También opciones para programar horarios en los que la cámara grabará o no y la capacidad de activarla o desconectarla en función de nuestra localización. Es decir, cuando lleguemos a casa dejará de grabar y cuando salgamos comenzará a hacerlo. Para ello se apoya en el uso de nuestro smartphone.

Dropcam
Pero donde comienza a ofrecer claras diferencias es en su servicio de grabación en la nube. Mediante una suscripción de 10$ o 30$ al mes podremos almacenar en la nube todo lo grabado durante los últimos 7 o 30 días (precio por una cámara, para cámaras adicionales la suscripción tiene un precio del 50%). Con ese material, desde las aplicaciones móviles o web, podremos crear clips que compartir con otros o descargar a nuestro equipo. Una funcionalidad que comienza a dar más juego que la simple acción de vigilar el hogar.

Por ejemplo, en la habitación de los más pequeños nos podrá servir para guardar recuerdos de sus tardes de juego sin tener que estar presentes, sin preocuparnos por grabarlo con nuestro smartphone o cámara. Es más, sin tener que estar nosotros grabando y pudiendo participar en el juego con ellos sin preocupaciones. Claro que podríamos hacer ese tipo de cosas de otros modos pero hay momentos espontáneos que se presentan y no tenemos la cámara preparada. Con Dropcam eso no volverá a pasar.

Pero volvamos al uso que la mayoría hace, la vigilancia. Buscando opiniones sobre el producto y los que la han usado coinciden en las ventajas y gran funcionamiento que ofrecen. Y no sólo por la calidad de imagen y audio, el zoom o visión nocturna. El uso de la aplicación y servicio de grabación en la nube son muy buenos, tanto que permiten incluso el reconocimiento de actividad. Con esta característica recibiremos una notificación al móvil cada vez que detecte movimiento. Pero tranquilos, porque se puede personalizar y enviar un aviso sólo cuando detecte la presencia de una persona o únicamente cuando se abra la puerta del frigorífico.

¿Qué ha visto Nest/Google en Dropcam?

Dropcam
555 millones de dólares, ese es el precio que Nest pagó por Dropcam. Sí, porque como ya os comentamos ha sido Nest la empresa que compró Dropcam aunque ésta a su vez fuese comprada por Google hace ya unos meses. Pero no nos alejemos del tema, ¿cuál es el interés por la compañía? ¿No podrían haber fabricados sus propias cámaras?

Saber cuál es el interés real es lo que más me intriga. Bajo el paraguas de Google la compañía de Tony Fadell tiene opciones de fabricar sus propios productos. Podrían haber diseñado sus propias cámaras y aprovechar los servidores de Google para su sistema de grabación en la nube. Algo que posiblemente le hubieses costado menos que lo que pagó por Dropcam. Por tanto, mi opinión es que sólo hay dos opciones: el talento de su equipo y la popularidad de la marca.

El talento se paga, es evidente. En Nest lo había y Google pagó 3.200 millones de dólares. En Dropcam también y ahora Nest se puede permitir pagar 555 millones. Una de las ventajas que ya comentaron en su momento, que su compra por parte de Google les permitiría crecer más rápidamente. Por ello, todo el ecosistema que tienen intención de crear entorno al termostato inteligente se va a beneficiar de un equipo de ingenieros muy capaz. Al menos han demostrado ser capaces de convertirse en los más mediáticos dentro de una categoría con cientos de opciones similares.

Pero si tengo que elegir uno de los dos motivos me quedo con el de la popularidad de la marca, del producto. Con tantas opciones parecidas en el mercado no es fácil llegar y decir “eh! aquí está mi cámara para el hogar”. Con una marca que en poco tiempo ha conseguido asentarse y llamar la atención de muchos usuarios ya tienes un gran camino recorrido. Más aún si todos ellos ya confían en el servicio de grabación en la nube.

Google y la confianza

La privacidad es un tema delicado y Google siempre ha estado en todas las conversaciones sobre si tiene o no demasiados datos del usuario. Nuestro email, las búsquedas, localización,… ¿y ahora del interior de casa? Esa es la duda que muchos se plantean. ¿Estaremos abriendo una nueva ventana a Google para que nos conozca más aún?

Google es el actual Gran Hermano. La compañía del buscador no va a librarse nunca de la desconfianza de un gran porcentaje de usuarios. Luego es lógico que también Dropcam pueda verse afectado porque, aunque parezca lo contrario, la privacidad se tiene cada vez más en cuenta y ya han declarado que piensan en anuncios hasta en la sopa.

Dropcam configura por defecto todas sus cámaras como privadas y la encriptación del vídeo, según ellos, hace uso del mismo sistema que los bancos para sus transacciones. Dan opciones para compartirlas si queremos con otros usuarios y afirman que su política de privacidad seguirá intacta.

Y los creemos como creímos/creemos a Nest pero hasta cuándo. Hay un interés real en ofrecer servicios e incluso productos a un precio menor o incluso gratis a cambio de nuestros datos. Porque aun pareciendo extraño, la publicidad puede llegar a generar más ingresos que servicios de pago. Puede que en unos años consigan que les permitamos saber qué horas estamos en casa, cuándo nos vamos a la cama, qué tiempo pasamos en la cocina, si viene mucha o poca gente a visitarnos a casa e incluso hasta saber la decoración.

Para Dropcam y Nest el interés de Google en ellas y por entrar en el hogar inteligente les ha venido genial, van a tener más posibilidades de crecer, de llegar a otros mercados más rápidamente. Sólo esperamos que no se cieguen y terminen por defraudar a los usuarios que han creído en sus productos y servicios. Aunque siempre queda la posibilidad de que determinados usuarios estén dispuestos a protagonizar su Show de Truman particular a cambio del todo gratis.

En Xataka Smart Home | Google y Nest confirman la compra de Dropcam para consolidar su apuesta por el hogar inteligente

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio