Compartir
Publicidad
Reproductor de audio portátil FiiO X1 y auriculares Ostry KC06 y KC06A, análisis
Análisis

Reproductor de audio portátil FiiO X1 y auriculares Ostry KC06 y KC06A, análisis

Publicidad
Publicidad

El arrollador éxito de los smartphones ha provocado «daños colaterales». Su acaparamiento de funciones ha colocado en una situación comprometida a dispositivos como las cámaras de fotos compactas, los navegadores GPS y los reproductores de audio portátiles. Sin embargo, los dispositivos dedicados siguen ofreciéndonos algunas ventajas que merece la pena tener en cuenta, sobre todo desde un punto de vista cualitativo.

El reproductor de audio portátil que protagoniza este análisis, el FiiO X1, ejemplifica a la perfección lo interesante que es un producto como este para los aficionados a la música que buscan un dispositivo audiófilo que, además, sea capaz de reproducir archivos con calidad de máster de estudio. Y todo ello a un precio más que razonable. No obstante, el X1 no estará solo en este post; lo respaldarán dos de los auriculares de moda entre los apasionados por el sonido de calidad. Veamos qué nos ofrecen.

FiiO X1: construcción y especificaciones

Como podéis ver en las imágenes que ilustran el post, el diseño del X1 recuerda mucho al del iPod Classic, con su rueda táctil de control en la mitad inferior del frontal. Y no me extraña porque esta interfaz ha demostrado ser muy válida en aquellos dispositivos que carecen de pantalla táctil. No obstante, ciñéndonos al apartado de la construcción hay diferencias importantes entre este producto de FiiO y otros dispositivos similares: está casi íntegramente construido en aluminio, y, además, su mecanizado es impecable. Y digo casi porque la tapa trasera es de plástico. Aun así, este material no solo le da una apariencia atractiva; también incrementa su rigidez, resistencia y ligereza, por lo que me parece una opción muy acertada.

El X1 de FiiO incorpora un DAC capaz de procesar ficheros de hasta 32 bits y 384 kHz. Ahí es nada

En lo que concierne a las especificaciones, la gente de FiiO ha apostado sobre seguro. Su componente más llamativo es, probablemente, su DAC, un chip PCM5142 capaz de procesar señales de audio con una resolución máxima de 32 bits y una frecuencia de muestreo de 384 kHz que, sobre el papel, tiene una gama dinámica máxima de 112 dB. Curiosamente, de la ecualización no se encarga el procesador principal; de ella se responsabiliza un DSP dedicado, lo que en principio debería mejorar su precisión.

Dsc00753

De la amplificación se encarga un amplificador operacional ISL28291 de bajo nivel de ruido fabricado por Intersil que, según Headphoniaks, la empresa española que nos ha prestado la unidad de prueba, consigue un máximo de 4,4 V pico a pico manteniendo el ruido y la distorsión bajo control. Un apunte interesante: FiiO ha decidido integrar las salidas de auriculares y línea en un solo conector con el objetivo de abaratar costes. De conmutar de una a otra función se responsabiliza un conmutador ISL54405 que también ha sido desarrollado por Intersil.

Un dato importante acerca del X1 es que carece de memoria interna destinada al almacenamiento de música, por lo que es imprescindible que insertemos en la ranura alojada en uno de sus laterales una tarjeta micro-SD, que puede tener una capacidad máxima de 128 gigabytes. De alimentarlo se encarga una batería de 1.700 mAh que, según nuestras pruebas, nos ofrece una autonomía que oscila entre 10 y 11 horas, una cifra que no está pero que nada mal.

Experiencia de uso

Para hacerse con el control del X1 basta dedicarle unos pocos minutos; incluso aunque no se conozcan previamente los productos de FiiO. La rueda de control giratoria (no es táctil como la del iPod Classic) ofrece un tacto muy agradable, aunque en ocasiones es un poco imprecisa. La pantalla, por su parte, tiene una resolución más que suficiente, y los parámetros están organizados en la interfaz de una forma bastante intuitiva, por lo que encontrar el que buscamos en un momento dado no nos llevará más de unos segundos. En este apartado los diseñadores de FiiO han hecho un buen trabajo.

Dsc00755

Por otra parte, como cabe esperar de un reproductor portátil con ambición audiófila, el X1 incorpora un ecualizador de siete bandas personalizable que también cuenta con varios modos predefinidos, y que está gestionado por el DSP del DAC, que, asimismo, se encarga de la gestión del volumen. Gracias a sus siete bandas este ecualizador es lo suficientemente preciso para permitirnos adaptar el sonido del reproductor a nuestras preferencias en función del tipo de música que estemos escuchando con mucha flexibilidad.

Un apunte más: el tiempo de carga exigido por la batería del X1 cuando lo conectamos a la corriente eléctrica oscila en torno a las 3 horas, mientras que si optamos por cargarlo a través del puerto USB de un ordenador nos iremos alrededor de las 5 horas.

Ostry KC06 y KC06A

Antes de seguir adelante debo confesar que no había tenido la oportunidad de escuchar los auriculares de Ostry hasta ahora, aunque tenía buenas referencias de ellos. Y no me han defraudado. Los dos modelos que he probado con el X1, de tipo intrauricular, tienen una estética sonora similar, como cabía esperar, pero también sutiles diferencias. El modelo KC06 utiliza un transductor CCAW de 10 mm y tiene una sensibilidad mínima de 102 dB, una impedancia de 16 ohmios +/-15%, una distorsión inferior al 1% y una respuesta en frecuencia de 20 Hz a 20 kHz. Cuesta 62 euros.

Los intrauriculares de Ostry están bien construidos y ofrecen un sonido detallado con una pegada en la zona baja notable

Las especificaciones de los intrauriculares KC06A, que son un poco más caros que los KC06 (cuestan 72 euros), son prácticamente idénticas a las de sus «hermanos pequeños», aunque, como vamos a ver a continuación, su sonido es ligeramente diferente. Eso sí, ambos modelos comparten una construcción cuidada y una estética bastante contundente.

Dsc00759

Tanto el modelo KC06 como el KC06A ofrecen una imagen estereofónica amplia, una transparencia que rivaliza con la de propuestas más caras y una pegada en la zona baja muy notable. Por arriba ambos van muy bien, y sus medios, con cortes como el Spanish Harlem de Rebecca Pidgeon, son deliciosos. Como decía antes, no es fácil encontrar una diferencia claramente tangible entre ellos, aunque si tengo que «mojarme» diría que el modelo KC06A tiene una resolución sutilmente superior a la que nos ofrece el KC06. En cualquier caso, ambos son unos buenos auriculares que quedan muy bien posicionados frente a la competencia en su franja de precios.

Calidad de sonido

Para probar el X1 de FiiO y los auriculares de Ostry utilicé la misma batería de cortes que suelo usar para analizar equipos de alta fidelidad de gran envergadura, cortesía, cómo no, de la estupenda versatilidad del X1 y su amplia compatibilidad con todo tipo de formatos, resoluciones y frecuencias de muestreo. Entre estos cortes hay un poco de todo: Dire Straits, Hugh Masekela, Rebecca Pidgeon, Doug MacLeod, Rolling Stones... Y también una pizca de clásica y pop. ¿El resultado? Realmente estupendo. Lo que más me sorpredió fue lo bien que resuelven tanto el X1 como los auriculares de Ostry todos los géneros musicales.

Dsc00763

Comparé el sonido del FiiO X1 con el de mi Xperia Z1 y mi iPod Touch de cuarta generación, y la verdad es que los superó a ambos con mucha holgura en prácticamente todos los escenarios. Su resolución es fantástica, genera una escena sonora amplia y estable, entrega unos graves con pegada pero definidos, y sus medios y agudos son deliciosos. Si mi memoria auditiva no me falla solo me ha impresionado más el Walkman NWZ-ZX1 de Sony que probé el año pasado, pero no tiene mucho mérito porque este último cuesta cinco veces más que el reproductor de FiiO, por lo que «juega en otra liga».

Conclusiones

Dsc00751

Este FiiO X1 no es perfecto. Como he mencionado antes, carece de almacenamiento interno para música, la rueda de control es en ocasiones poco precisa y no tiene una salida digital que nos permita conectarlo a un DAC externo. Pero estas «simplificaciones» son las que han permitido a FiiO ofrecérnoslo a un precio más que razonable: 100 euros. Quien necesite un reproductor superior y pueda gastarse algo más puede echar un vistazo a los modelos X3 y X5 de FiiO, que, teniendo en cuenta cómo suena el X1, seguro que rinden de maravilla. Un último apunte antes de concluir: junto al reproductor encontraremos una práctica funda de goma que nos ayudará a mantenerlo siempre impoluto.

El equipo ha sido cedido para la prueba por parte de Headphoniaks. Puedes consultar si lo deseas nuestra política de relaciones con las empresas.

Más información | Headphoniaks
En Xataka Smart Home | Sony Walkman NWZ-ZX1, toma de contacto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos