Compartir
Publicidad

Martin Logan ha lanzado dos subwoofers "monstruosos": los BalancedForce 212 y 210

Martin Logan ha lanzado dos subwoofers "monstruosos": los BalancedForce 212 y 210
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Martin Logan es una vieja conocida de Xataka Smart Home. Hemos hablado muchas veces de los productos de esta firma especializada, sobre todo, en altavoces híbridos que combinan la tecnología electrostática y la electrodinámica. Sin embargo, en esta ocasión los protagonistas de este post son dos nuevos subwoofers que esta empresa ha lanzado recientemente, y que, como veréis a continuación, sobre el papel tienen una pinta estupenda.

Según sus diseñadores, los BalancedForce 212 y 210, que es la designación comercial de los dos altavoces de subgraves, han sido diseñados para adaptarse a las cajas acústicas de esta firma, y, de esta forma, complementarlas extendiendo la respuesta en graves de los equipos que las incorporan. Aun así, estoy convencido de que, si se ajustan correctamente, estos dos nuevos subwoofers también pueden convivir sin problemas con cajas acústicas de otras marcas.

Como podéis ver en las fotografías, el acabado de los dos altavoces parece muy cuidado, y el recinto tiene pinta de tener una gran rigidez, algo muy creíble tratándose de diseños de Martin Logan. Pero lo más impresionante está dentro de estos subwoofers. El modelo "pequeño", el 210, utiliza dos altavoces de 10 pulgadas con diafragma de aluminio y un amplificador en clase D de 850 vatios continuos. Baja, según Martin Logan, hasta los 20 Hz +/-3 dB.

martinlogan-2.jpg

El modelo "grande", el 212, incorpora dos altavoces de 12 pulgadas y dos amplificadores de 850 vatios continuos cada uno, lo que le permite bajar, sobre el papel, hasta los 18 Hz +/-3 dB. Lo más interesante es que en ambos subwoofers los altavoces están enfrentados para trabajar en una oposición exacta, lo que les permite minimizar la distorsión y la coloración provocada por las vibraciones de las paredes del recinto, que en estos subwoofers no son paralelas, precisamente, para mejorar estos dos parámetros.

Por último, las dimensiones y el peso de estos dos subwoofers nos permiten hacernos una idea de lo bien que deben estar construidos. El 212 mide 574 x 574 x 582 mm y pesa 63,5 Kg, y el 210 mide 483 x 486 x 494 mm y pesa 43,5 Kg. Dos auténticos "pesos pesados". Eso sí, son muy caros. El 212 cuesta 4.630 euros, y el 210 3.470 euros, por lo que muchos aficionados al cine en casa y la Alta fidelidad no podrán hacerse con ellos. Una lástima, porque la verdad es que tienen muy buena pinta.

Más información | Martin Logan
En Xataka Smart Home | ¿Es imprescindible utilizar un subwoofer? En cine en casa, sí; para música, depende

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio