Tu aire acondicionado y otros electrodomésticos tienen modos muy útiles que no solemos usar: así pueden ayudarte
A fondo

Tu aire acondicionado y otros electrodomésticos tienen modos muy útiles que no solemos usar: así pueden ayudarte

A la hora de comprar un nuevo electrodoméstico o equipo de aire acondicionado para el hogar solemos fijarnos en las características principales como capacidad de enfriamiento, carga del tambor de la lavadora, dimensiones, incluso en el consumo eléctrico que marca su etiqueta de eficiencia energética.

Pero hay ocasiones en las que los dispositivos tienen una serie de funciones adicionales que pasan desapercibidas por estar algo "ocultas" en las teclas de los mandos a distancia, incluso en los manuales de instrucciones, pero que pueden llegar a resultar muy útiles para ahorrar electricidad y hacernos la vida más cómoda.

¿Cuáles son? Pues a continuación vamos a repasar algunas funciones interesantes que suelen estar presentes en muchos equipos, aunque no solamos utilizarlas:

Reinicio automático

cuadro electrico

Si vivís en una zona donde haya cortes frecuentes del suministro eléctrico seguro que en más de una ocasión os ha tocado quedaros a medias de alguna actividad porque de repente se ha ido la luz. Se apaga todo, el aire acondicionado deja de funcionar, la lavadora se queda a medias, la tele no funciona, etc.

Pasado un tiempo vuelve la electricidad y todo debería volver al estado que estaba antes. Pues no, no siempre es así, ya que hay equipos que tras un apagón se quedan en modo de espera y tienes que volver a encenderlos a mano.

Por ello, conviene buscar en las instrucciones si nuestro modelo cuenta con el llamado "modo de reinicio automático" y si tenemos que activarlo nosotros o viene ya configurado de fábrica, una funcionalidad que permite volver al estado anterior de funcionamiento tras irse la luz en casa.

Programadores y temporizadores

diferido

Otra función que suele estar presente en la mayoría de equipos de climatización y en los electrodomésticos de lavado más recientes son los temporizadores y programadores de inicio en diferido.

Su utilidad es muy clara: nos permiten decirle al equipo que esté en funcionamiento durante un tiempo determinado, generalmente dado en horas o fracciones de estas, para apagarse tras superar dicho horario. O bien la función contraria, es decir, podemos prepararlos y tenerlos listos para empezar a la funcionar (por ejemplo una lavadora o lavaplatos) pero les pedimos que esperen un tiempo concreto hasta que llegue una hora determinada.

Ambos casos son muy útiles para ahorrar energía, adaptando el consumo a horarios donde el precio de la luz es más barato, como vimos más en profundidad en este artículo al hablar del inicio en diferido de lavadoras y lavavajillas.

Modo ventilador en el aire acondicionado

aire

Como ya vimos a fondo en este artículo, el modo ventilador es una función que está presente en la mayoría de modelos de aire acondicionado y consiste en proporcionar un flujo de aire constante utilizando los ventiladores internos del aparato pero sin activar el compresor del equipo.

El resultado es la emisión de aire a temperatura ambiente, como si de un ventilador clásico se tratase, con un menor nivel de ruido y un consumo eléctrico mucho más reducido, puesto que no se enciende el compresor, lo que se traduce en un gasto eléctrico generalmente inferior a los 50-60 vatios frente a los más de 500-1000 vatios que usaremos en el modo de enfriamiento.

Su uso nos permitirá obtener varios resultados principalmente. Para empezar renovamos el aire de la habitación sobre todo si dejamos alguna ventana abierta total o parcialmente. También produciremos una sensación térmica más reducida en la estancia, podemos filtrar y purificar el aire de la habitación si nuestro modelo cuenta con filtros avanzados en su interior, reduciendo alergias primaverales, a los ácaros, al polvo, etc. Además, ahorramos en la factura de la luz si no necesitamos realmente enfriar la sala considerablemente sino solo mover el aire.

Modo deshumidificador en equipos de aire acondicionado

aire

Los aires acondicionados fijos y portátiles en general cuentan también con un modo de funcionamiento llamado "deshumidificador" que podemos activar pulsando la tecla indicada en el mando a distancia.

Su utilidad está clara: permite extraer una parte de la humedad ambiental de la sala al exterior de la vivienda a través del tubo de desagüe que da al exterior o a un recipiente través del tubo de salida de agua en los modelos portátiles sin instalación en pared.

¿Para qué puede servir? Pues si vivimos en zonas con inviernos duros donde hay un alto grado de humedad o incluso cerca del mar o de un rio, podemos activarla para hacer más confortable el ambiente dentro de casa logrando una humedad ambiental ideal de entre el 45 y el 60%.

Modos ECO, nocturno y similares

aire

Cuando vimos qué trucos podíamos realizar para rebajar el gasto eléctrico en nuestros dispositivos, uno de ellos era usar siempre los modos ECO tanto en lavadora como en el lavavajillas y en los sistemas de refrigeración.

Son funciones que en general harán que los equipos no trabajen al máximo rendimiento, rebajando la potencia de sus resistencias y sistemas de compresión, pero con ello logrando un mayor ahorro energético.

Eso sí, hay que tener en cuenta que este menor gasto en energía conlleva un mayor tiempo hasta terminar su función, que en el caso de los lavaplatos puede extenderse fácilmente a más de tres horas.

Modo "Vacaciones"

frigo

Si pensamos en salir de casa unos días y tenemos esta función en nuestro frigorífico o congelado, conviene dejarla activada. El modo "Vacaciones" en los equipos de refrigeración lo que hace es subir unos grados la temperatura objetivo de los entre 3 o 5 habituales a entre 10 y 15 grados, bajando el consumo eléctrico, pero también, no debemos olvidarlo, conservando peor los alimentos que en él almacenemos.

Por ello es una medida interesante si solo vamos a dejar cosas no susceptibles de estropearse fácilmente a esa temperatura como bebidas, panes, frutas, verduras, embutidos y similares, pero no si queremos guardar carnes o pescados frescos.

También es conveniente que si estamos pensando en dejar una temperatura más alta de lo normal antes limpiemos bien el frigo por dentro para evitar la proliferación de bacterias que podrían estropear los alimentos o causar malos olores a nuestra vuelta.

Temas
Inicio