No todos los modos de tu aire acondicionado enfrían igual: cuál es mejor y para qué sirve cada uno

No todos los modos de tu aire acondicionado enfrían igual: cuál es mejor y para qué sirve cada uno
Sin comentarios

Los sistemas de aire acondicionado ya sean fijos o portátiles, son una de los mejores formas que tenemos actualmente para lograr alcanzar una temperatura confortable dentro de casa en la época de verano.

En teoría son muy sencillos de usar, ya que suele bastar con pulsar la tecla de encendido en el mando a distancia y empiezan a funcionar, pudiendo olvidarnos del resto de características que ofrecen, aunque lo habitual es que también queramos variar algunas funciones como la temperatura o la potencia del chorro de aire.

Sin embargo, la mayoría de modelos cuentan además con diferentes modos de funcionamiento que muchas veces no nos molestamos en averiguar para qué sirven, qué hacen ni cuándo conviene usar, lo que puede hacer que desperdiciemos una parte del potencial del aparato gastando más electricidad o no enfriando todo lo que debería. ¿Cuáles son estos modos y para qué sirve cada uno?

Modo "Cool" o frío

cool

Es el modo principal del aparato, el que pone en marcha la generación de frío a través del sistema de compresor situado en el equipo externo de la vivienda en el caso de los modelos split y de conductos o interno en los portátiles.

Permite exprimir todo el potencial del sistema a la hora de generar aire frío en el aparato usando hasta el 100% de las capacidades del equipo, y como consecuencia es el que ofrece también un consumo máximo de energía eléctrica.

Modo "Heat" o calefactor

La mayoría de aires acondicionados modernos funcionan también como bomba de calor, lo que invierte el ciclo del flujo de intercambio térmico permitiendo dar aire caliente en lugar de frío para usarlo en la época de invierno.

Es el equivalente en calor al modo "Cool" antes comentado y como en él podemos extraer el máximo potencial de los equipos logrando usar el 100% de las capacidades ofrecidas y consumiendo también el máximo de electricidad posible.

Modo "Fan" o ventilador

ventilador

Como vimos a fondo en su día, la función de este modo es proporcionar un flujo de aire constante utilizando los ventiladores internos del aparato pero sin activar el compresor del equipo, ya esté situado en la calle o en el interior del mismo en los modelos portátiles.

El resultado es la emisión de aire a temperatura ambiente, como si de un ventilador clásico se tratase, con un menor nivel de ruido y un consumo eléctrico mucho más reducido.

Esto nos permite renovar el aire de la habitación si dejamos alguna ventana abierta, filtrar y purificar el aire de la habitación si nuestro modelo cuenta con filtros avanzados en su interior, reduciendo alergias primaverales, a los ácaros, al polvo, etc. y ahorrar en la factura de la luz si no necesitamos realmente enfriar la sala considerablemente sino solo mover el aire.

Modo Automático o "Auto"

Es uno de los modos que más confusión puede causar, aunque su misión es justo lo contrario. La idea tras esta función es funcionar como climatizador del hogar seleccionando nosotros una temperatura objetivo que el aparato tratará de buscar (por ejemplo 20 grados).

El aire se encargará de decidir qué modo debe utilizar para llegar a esta temperatura objetivo. Por ejemplo si usa el modo de enfriamiento, por ejemplo si la temperatura de la sala es muy superior, o se pone a funcionar en modo de calor si hace más frío en la sala.

El problema es que no es tan preciso como si somos nosotros los que le decimos directamente qué modo usar y puede que haya un rango de dos o tres grados en el que no funcione demasiado bien o que elija un modo que no nos interese (por ejemplo puede ponerse a echar aire frío en invierno o aire caliente en verano)

Modo ECO y nocturno

eco

Los modos de ahorro de nuestro aire acondicionado los podemos encontrar generalmente bajo los nombres de "ECO" y "nocturno" o "sueño". El primero, trata de elevar la temperatura objetivo y reducir las prestaciones del aparato para disminuir el gasto eléctrico y en general está activo desde que lo pulsamos hasta que lo quitamos.

En algunos equipos más modernos estos modos de ahorro "ECO" se ayudan de sensores de presencia o movimiento para detectar cuándo hay personas en la sala y si no hay nadie suben la temperatura para gastar menos luz.

Los modos de uso nocturno lo que hacen es funcionar durante un cierto tiempo (por ejemplo una o dos horas) a la potencia original del equipo para alcanzar la temperatura objetivo que le hayamos marcado como siempre y luego, pasado ese periodo inicial cuando se supone que ya nos hemos dormido, suben la temperatura uno o dos grados para ahorrar energía. También pueden reducir la velocidad de los ventiladores para hacer menos ruido.

Modo "Dry" o deshumidificador

Como nos indica su nombre, la misión de este modo no es ni la de enfriar ni la de calentar la sala, sino expulsar el exceso de humedad ambiental que contiene el aire de la habitación. Suele ser muy útil en lugares cercanos a la costa donde se acumula gran cantidad de humedad ambiental, tanto en verano como en invierno.

El consumo eléctrico suele ser más reducido que en el modo normal del equipo, aunque hace uso del compresor para producir la condensación del agua en el circuito, generando algo de aire frío dentro de la sala y expulsando el agua después fuera de casa por una tubería de desagüe.

Temas
Inicio
Inicio