El modo "Auto" de tu aire acondicionado: para qué sirve, ventajas e inconvenientes de usarlo

El modo "Auto" de tu aire acondicionado: para qué sirve, ventajas e inconvenientes de usarlo
Sin comentarios

Como ya vimos en su día, los equipos de aire acondicionado cuentan con muy diferentes modos de funcionamiento que sirven para diferentes cosas y resolver distintos problemas a la hora de lograr la temperatura ideal en casa.

Uno de ellos es el denominado como "Automático" o "Auto", que es también el que más confusión puede causar, aunque su misión sería justo la contraria, es decir, la de facilitarnos las cosas en el manejo del aparato. ¿Qué es lo que hace, para qué sirve y qué ventajas e inconvenientes tiene usarlo?

Qué es el modo "Auto" y para qué sirve"

Se trata de una funcionalidad presente en los equipos de aire acondicionado domésticos y profesionales que cuentan con la posibilidad de producir tanto calor como frío y que por lo tanto pueden usarse en cualquier época del año.

La idea tras esta función es pedirle al aparato que actúe como "climatizador" del hogar en vez de solo como calefactor o solo como aire acondicionado, seleccionando nosotros una temperatura objetivo que el equipo tratará de buscar (por ejemplo 22-23 grados) y mantener en el tiempo.

El sistema, gracias a sus sensores de temperatura y algoritmos internos, se encargará de decidir qué modo y tipo de ciclo debe utilizar en cada momento para llegar a esta temperatura objetivo. Por ejemplo decide si usa el modo de aire acondicionado expulsando aire frío o se pone a funcionar en modo de calor si hace más frío en la sala.

Con ello en teoría se evita que el usuario tenga que andar eligiendo y cambiando de modo de funcionamiento en las diferentes estaciones del año. Simplemente lo ponemos en "Auto" y el equipo se encarga de todo.

Ventajas e inconvenientes de usar el modo "Auto"

La principal ventaja como hemos visto es la sencillez de uso. Elegimos una temperatura ideal para nuestra casa y la tecnología del climatizador se encarga de hacer lo que considere necesario para alcanzarla mientras esté encendido.

El problema es que no hace milagros y no es tan preciso como si somos nosotros los que le decimos directamente qué modo usar. Por ello, en determinadas situaciones puede que haya un rango de temperatura de dos o tres grados en el que no funcione demasiado bien y que elija un modo que no nos interese.

aire

Es por ejemplo el caso de la entrada del otoño o el final de la primavera, cuando la temperatura ambiental es muy parecida a la objetivo marcada por el usuario (esos 22-23 grados), momento en el que el equipo puede llegar a expulsar aire frío cuando lo que queremos es que eche aire caliente y viceversa.

En general puede que el sistema resuelva el problema pasados unos minutos cambiando de modo el solo, o nosotros mismos podemos ayudarle seleccionando una temperatura objetivo algo más "extrema" (por ejemplo subiendo algún grado en otoño o bajándolo en primavera), pero también puede que no nos demos cuenta de qué está pasando y solo tengamos la sensación de que el aire acondicionado no está funcionando como debería.

Temas
Inicio
Inicio