Me voy de vacaciones. Estos son los alimentos que se pueden o no congelar y esto es lo que debo tener en cuenta

Congelador
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Llega a la hora de salir de vacaciones y una de las rutinas, para muchos usuarios, el dejar preparados y controlados los alimentos que dejamos en casa. Se trata de dejar el frigorífico o la nevera de la forma adecuada para que los alimentos se mantengan el tiempo necesario y usar el congelador es una forma de lograrlo.

No obstante, llegado el momento, hay que tener en cuenta que no todos los alimentos son susceptibles de ser congelados. En función de su composición, de su grado de frescura o de si los hemos cocinado previamente o no, habrá que tener en cuenta que algunos alimentos no pueden ser congelados, o si lo hacemos, tendremos que tener más cuidado en el proceso.

La seguridad alimentaria en juego

Imagen | Bosch

Al congelar alimentos, es importante tener en cuenta que algunos productos no se mantienen bien en el congelador debido a cambios en su textura, sabor o calidad. Además, hay que tener en cuenta algunos aspectos, como es la velocidad de congelación, si los congelamos en compartimentos aislados, con el grado de preparación previo de ese alimento.

Dicho esto, si planeas irte de vacaciones y congelar algunos alimentos para preservarlos, estos son los alimentos con los que debes tener cuidado si los quieres congelar.

Frutas y verduras con alto contenido de agua. Algunas frutas y verduras, como sandías, pepinos, lechugas y tomates, tienden a volverse blandas y perder su textura y sabor cuando se descongelan. Si son frutas y verduras crujientes, como manzanas y apio, pueden volverse blandas y perder su textura característica después de la congelación.

Para evitar posibles problemas, es siempre aconsejable congelarlas utilizando compartimentos estanco o bolsas o recipientes sellados. Además es necesario usar la congelación express que tienen algunos congeladores de manera que al descongelarlos, la textura se conserve bien y se pongan blandas. En el caso de las hortalizas de hoja verde (espinacas, acelgas...) es aconsejable que antes las escaldemos para preservar mejor su textura. A la hora de descongelarlas, hay que hacerlo en nevera y consumirlas rápidamente.

Congela
Imagen | Bosch

En el caso de los huevos, los huevos enteros en su cáscara no deben congelarse en su estado natural, ya que pueden expandirse y romper la cáscara, lo que resulta en la pérdida de calidad y potencial contaminación. Si quieres congelar huevos, lo mejor cocinarlos antes o dejarlos cocidos. Deben congelarse en un recipiente bien cerrado y usando la congelación express.

En el caso de productos lácteos con alto contenido de grasa como la crema y la leche entera, tienden a separarse y volverse granulosos después de ser congelados, lo que afecta su textura y sabor. Otros productos lácteos y derivados del queso fresco como el queso fresco, el requesón... pueden volverse gomosos o aguados cuando se descongelan.

A la hora de descongelarlos, debe realizarse el proceso en nevera teniendo además en cuenta que no deben consumirse hasta finalizar el proceso de descongelación.

Un clásico con las carnes crudas. Esta se pueden congelar y descongelar sin mayor problema. Solo debemos tener en cuenta que a la hora de congelarlas, debemos hacerlo en una bolsa sellada o en un recipiente bien cerrado. Además, es conveniente utilizar la congelación express para que no se estropee la textura.

Para el pescado tenemos un ejemplo casi calcado al de las carnes. De nuevo hay que tirar de bolsas o recipientes sellados para que el proceso de congelación sea óptimo. También es aconsejable usar la congelación para que la textura no se estropee y a la hora descongelarlo siempre hay que usar el frigorífico.

Frio

En el caso de los embutidos, hay que atender a su composición. Todo se pueden congelar pero si se trata de embutidos con una mayor cantidad de grasa, el proceso puede estropear su textura. Es aconsejable usar recipientes sellados y a ser posible, al vacío.

Las salsas y cremas que contienen almidón, como la salsa de maicena, pueden separarse y volverse acuosas después de ser congeladas, arruinando su textura original. En general, las salsas se pueden congelar bien usando la congelación express y a la hora de descongelarlas es necesario por cuestiones de seguridad alimentaria, hacerlo usando la nevera y no dejándolas a la temperatura ambiente.

Nevera

El pan es otro de los clásicos. Se puede congelar sin problemas y basta con colocarlo en una bolsa sobre todo para que no ensucien el resto del apartado en el que lo guardamos. A la hora de descongelarlo no tendremos mayor problema, pero si podemos encontrar casos en los que la corteza se rompe.

Si queremos congelar alimentos cocinados, guisos o fritos, hay algunas consideraciones. En el caso de los guisos deben ir debidamente en recipientes cerrados para evitar la deshidratación de la salsa y de nuevo es aconsejable utilizar la función express del congelador.

Los alimentos fritos, como patatas fritas o empanadas, pierden su textura crujiente después de ser congelados y descongelados. Y tanto en este caso, como en el anterior, hay que descongelarlos usando la nevera.

Recuerda además que los congeladores tienen una serie de estrellas que establecen cual es el tiempo durante el cual vamos a poder conservar un alimento congelado y que este mantenga todas sus propiedades:

  • 1 estrella: con temperatura de -6 grados, pueden congelar durante muy pocas horas.
  • 2 estrellas: alcanzan los -12 grados y permiten congelar los alientos durante unos días.
  • 3 estrellas: con -18 grados de temperatura, permiten congelar durante meses.
  • 4 estrellas: el más potente, alcanza los -24 grados que permiten una conservación óptima durante meses.

En general, es mejor evitar congelar alimentos que sean altamente perecederos o que tengan una alta cantidad de agua o grasa, ya que tienden a perder calidad y sabor durante el proceso de congelación y descongelación. Siempre es preferible consumir estos alimentos frescos antes de irte de vacaciones o buscar otras alternativas de conservación, como almacenarlos en el refrigerador o en recipientes herméticos.

Imagen portada | Haier

En Xataka Smart Home | Cómo colocar los alimentos en el frigorífico para mejorar su conservación y que aguanten más tiempo

Comentarios cerrados
Inicio