La cal de la mampara de ducha es historia. Esto es todo lo que puedes hacer, sin gastar dinero, para eliminarla

La cal de la mampara de ducha es historia. Esto es todo lo que puedes hacer, sin gastar dinero, para eliminarla
1 comentario

Es una de las tareas más denostadas y odiadas por un buen número de usuarios. Coger un cepillo, una fregona o un paño e iniciar las tareas de limpieza en el hogar. El problema, es que hay trabajos que lucen más y otros que lucen menos y en este último apartado podemos englobar la limpieza del baño y en concreto la de la mampara.

Por mucho que nos esforcemos en dejarla limpia y en acabar con los restos de cal, estos vuelven a aparecer mucho antes que incluso el polvo en las mesas y en las estanterías. Por eso vamos a repasar cuál es la forma más efectiva para evitar la cal, el moho y la suciedad incrustada en la mampara y hacerlo además con cosas que tenemos en casa.

Métodos caseros y sin pasar por caja

Ducha

Las viejas cortinas de ducha que hemos visto en películas y con las que los más mayores hemos crecido, han ido dejando paso otro tipo de cerramientos para bañeras y platos de ducha. Son las mamparas, que ya sea en plástico o en cristal, sirven para evitar la salpicaduras de la ducha hacia el resto del baño. El problema, es que mientras en las cortinas bastaba con lavarlas para volver a dejarlas a punto, las mamparas estas requieren de un mantenimiento constante.

No hay duda de la practicidad que ofrece una mampara, pero tampoco podemos ignorar la parte negativa que tienen. Son un imán para atraer sustancias como la cal y favorecer la aparición de moho que, pasado un tiempo, cuesta un gran trabajo quitar. Además, hay que tener en cuenta que existen mamparas que llevan un tratamiento específico que hace que el agua, champús o geles, resbalen por la superficie y así facilitar su limpieza.

Dicho esto, algo que yo aplico en casa es pasar tras cada baño una una escobilla limpiacristales que siempre tengo junto a la ducha y aprovechar el agua y la humedad que en ese momento hay en la mampara para evitar los restos de gel que pueden quedar depositados. La ventaja además, es que este utensilio es muy barato y podemos encontrarlo por poco más de 4 euros en muchos comercios.

Junto a este sistema, hay otros trucos caseros que ayudan a mantener limpia la mampara y así por ejemplo, el vinagre es un potente limpiador y un desinfectante natural. Para limpiar la mampara con vinagre, basta con mezclar agua y vinagre blanco y luego mojar una empuja con la que frotar la mampara en movimientos circulares. Una vez concluido, basta con limpiar la mampara con agua y pasarle la escobilla para dejar la seca.

Si hay muchas manchas de cal y están incrustadas, puedes mezclar vinagre blanco y agua y dejarlo que actúe durante 15 minutos tras aplicarlo con una esponja. Pasado este tiempo, basta con aclarar con agua y luego secar, pudiendo usar de nuevo la escobilla.

Limon

Otro método pasa por aplicar limón. Se puede usar una mezcla de agua caliente y limón y mojar una esponja para luego frotar la mampara y luego aclarar y secar. Si la cal y la suciedad está muy incrustada, añade más limón y menos agua a la mezcla.

El bicarbonato también sirve para esta tarea. Basta con disolver en agua dos cucharadas de bicarbonato hasta crear una masa algo líquida y homogénea. Luego usan la esponja para afrontar la mampara con la mezcla que has obtenido, deteniéndote en la zona que tenga más suciedad o con la cal más agarrada. Cuando hayas terminado el proceso, aclara la superficie con bastante agua y seca la mampara.

Junto todos estos métodos, hay que tener en cuenta algunos consejos que sirven para minimizar la suciedad que se va acumulando durante el día a día. Y sea así, ya expliqué antes que en mi caso diario yo siempre paso la regleta para secar la mampara tras cada ducha, también es interesante ventilar el baño para así evitar la aparición de moho. Si tienes ventana, deja la ventana abierta tras la ducha (o durante la ducha si no hace frío) y así ayudarás a que no se forme moho.

Igualmente, repasa juntas de silicona y sécalas, pues es un punto propenso a la formación de moho que puede favorecer la aparición de hongos y bacterias. Además, puedes usar limón de vez en cuando para evitar la aparición de cal y de paso acabar con las bacterias.

Temas
Inicio