Publicidad

Sharp LC-70UQ10E, análisis

Sharp LC-70UQ10E, análisis
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

De una forma u otra todos los fabricantes buscan mediante el reclamo del 4K llamar la atención de los usuarios. Claro que no todos optan por hacer uso de un panel con resolución nativa UHD. Sharp es uno de esos fabricantes que a través de su tecnología Quattron Pro, un sistema que busca ofrecer una calidad de imagen superior al Full HD y cercana a la del 4K UHD.

El cómo consigue eso, nuestra valoración a esta tecnología, valoración del resto de apartados y otros detalles de interés es lo que encontrarás en este análisis del televisor Sharp serie UQ10.

Especificaciones

Sharp LC–70UQ10E Características
Tamaño de pantalla 70" (también disponible en 60 y 80 pulgadas), compatible con contenido 3D
Resolución Full HD (1920x1080p)
Compatibilidad contenido con resolución 4K
Tecnología panel RGBY (Pixel compuesto por cuatro subpixel: rojo, verde, azul y amarillo)
Representación color 8 Bits
Sistema de iluminación Retroiluminación LED Edge
Refresco de pantalla Active Motion 800Hz (240Hz reales)
Sintonizador DVB-T/T2, DVB-S2, DVB-C (compatible con PAL, NTSC y SECAM)
Sonido Yamaha HXT, potencia total 45w (10+10+15 subwoofer), compatible con Dolby Digital (plus), DTS 2.0
Conectividad WLAN, Ethernet, 4 x HDMI 1.4, Entradas AV, S-Video, Vídeo por componentes, Auricular, Coaxial, Óptico, Common Interface CI+, VGA, RS–232C, 3x USB, ranura tarjetas SD
Dimensiones y peso 157,8 x 97,9 x 38,5 cm y 48,5 kg

Sharp Serie UQ10, en vídeo

Tecnología Quattron Pro, una apuesta por mejorar la calidad en paneles Full HD

Cuando hablamos de Sharp es inevitable pensar en un fabricante con una gran experiencia en temas de fabricación de paneles. Sin ir más lejos son ellos los responsables de los paneles IGZO. Por tanto, uno ya espera un mínimo de calidad. Algo que, de forma sobrada ofrece esta serie UQ10 de Sharp.

Sharp

Pero en estos televisores hay algo más y se llama Quattron Pro, una tecnología que consiste en la inclusión de un cuarto subpixel de color amarillo. A través de él su busca obtener diferentes mejoras. La primera de ella es una representación de color de mayor calidad. Al tener un pixel amarillo dedicado, el espacio de color aumenta y favorece al ojo la visualización de elementos en la escenas que tienen cierta domináncia de dicho color o simplemente ayudando a perfilar mejor elementos.

Sharp

Además, al tener un subpixel más si una pantalla Full HD tiene un total de 6.220.800 subpixeles, la de Sharp ofrece un total de 8.294.400 subpixeles. Pero es que estos, a su vez, se dividen en dos verticalmente por lo que llegamos a los 16.588.800 subpixeles. Más información a la hora de representar una imagen. Claro que, ese proceso de adaptación o escalado para generar información para cada subpixel amarillo depende del sistema del televisor. Y con contenido 1080p o 720p como pueden ser vídeojuegos funciona bien pero con la señal de la TDT no llega a ser tan efectivo como se espera.

Sharp serie UQ10, calidad de imagen

Sharp

Metidos en faena comenzamos a probar la pantalla y valorar hasta qué punto mejora la calidad de imagen. Lo primero que notamos es que la imagen es más brillante, algo que se nota cuando en la habitación hay mucha luz pues seguimos viendo bastante bien la imagen. Claro que, normalmente solemos usar una iluminación más tenue cuando nos sentamos a disfrutar de series y películas.

Respecto a la nitidez, el contenido 1080p se ve muy bien. Pero apreciar una mejoría frente a un panel Full HD no es sencillo. Hay que detenerse y disponer de alguna referencia cercana para hacerlo. Pero sí que mejora, tal vez no de forma excesiva pero es real. Además, en determinadas imágenes los bordes de objetos en escena se ven más nítidos al proporcionar el subpixel amarillo más información para que nuestro ojo, sensible a los cambios de luminosidad, aprecie mejor los contornos.

Por tanto, si Quattron Pro además de buscar una mejora frente a un panel Full HD también pretende ofrecer una experiencia like 4K va a tener complicado convencer y demostrar al usuario que es así. Tras probar varias pantallas UHD no me queda tan clara esa mejoría. Es cierto que tenemos un subpixel adicional, que mediante la división del pixel y unos esquemas que “multiplican” los pixeles reales se obtienen mejoras pero no llega a ser dramática.

Calidad de sonido

Aquí Sharp si ha sabido integrar un sistema de audio por encima de la media. Con dos altavoces de 10 vatios cada uno más un subwoofer de 15 vatios, el sonido en agudos y graves es satisfactorio. Más que otras alternativas analizadas. Pero si valoramos la experiencia obtenida con una barra de sonido, aunque no sea un modelo de gama alta, el sistema del televisor de Sharp no supera la prueba.

Un detalle que viendo las dimensiones del televisor podrían haber solucionado de forma más eficiente.

Smart TV y compatibilidad con contenido 4K

Sharp

La plataforma Smart TV de Sharp nos permite acceder a servicios como Youtube, Netflix y otras opciones. No es de las plataformas más “pobres” pero sí está lejos de opciones como las de Samsung o LG. Además, quitando esos menús que pueden pasar por aceptables, la interfaz del aparato es algo tosca. Tanto que no resulta ni cómoda ni intuitiva. Un problema para los usuarios menos habilidosos con todo esto de la tecnología.

Un lavado de cara a la interfaz y buscar un entorno más amigable con el usuario sería todo un acierto. Que deberemos esperar a través de futuras actualizaciones o generaciones de producto. Y es que hacer uso de la función de grabación en un disco duro USB es algo lioso. Todo ello controlado desde un mando a distancia tradicional aunque también tenemos la opción de hacerlo desde una aplicación móvil que podremos instalarnos.

Algo que, para los usuarios más avanzados, es perdonable porque las opciones de calibración de imagen y la compatibilidad con la reproducción de contenido 4K merecen la pena. Siendo esa opción de reproducir contenido en ultra alta definición el principal valor de este televisor. O al menos el segundo, detrás de Quattron Pro.

Un gran televisor pero no apto para todos

El Sharp LC–70UQ1E es un televisor imponente. Sus 70 pulgadas de pantalla, o lo que es lo mismo, sus 177 cm hacen que impacte una vez colocado en el salón de casa. Claro que nos obliga a tener una distancia de visionado entre 3 y 4 metros. Y ahí, esas mejorías de Quattron Pro se hacen más difíciles de apreciar.

Sin duda, lo mejor es su opción de reproducir contenido 4K en una pantalla que es 1080p. Además, si entramos a valorar su precio frente a otras opciones del mercado es cierto que resulta bastante atractiva. Pero no lo veo como una opción válida para cualquier usuario. Si estáis buscando una pantalla de tales pulgadas y no sea 4K tenerla en cuenta. Pero si no es así, entonces hay otras opciones en el mercado a tener en cuenta.

Los precios de los modelos de 60, 70 y 80 pulgadas son de 2.099, 3.699 y 7.999 euros respectivamente.

El equipo ha sido cedido para la prueba por parte de Sharp. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir