Publicidad

DesignLine

Publicidad

Publicidad

Noticias de DesignLine en Xataka Smart Home

La nueva gama DesignLine de Philips son uno de los últimos televisores lanzados por el fabricante donde junto a unas características de gama alta se une un diseño espectacular. Durante unas semanas hemos podido disfrutar de uno de ellos y estas son nuestras impresiones.

Análisis en vídeo DesignLine, puro diseño

El diseño es un factor importante a la hora de adquirir un producto. Junto a las especificaciones técnicas si estéticamente no nos atrae puede que nos decantemos por otra opción. La gama DesignLine si destaca por algo es por su diseño de cristal flotante. Ese es el nombre que Philips le da.

Aquí la pantalla se encuentra detrás de un cristal que alcanza los 119cm en el modelo de 55 pulgadas. El cristal es el mismo vidrio usado en ventanas. Con un grosor de 4mm en el modelo de 46" y 6mm para el de 55", es sin duda la parte más "delicada" y que más dudas presenta al usuario.

Realmente la primera vez que estas frente al producto temes que se pueda romper al manipularlo. Pero ese miedo hay que perderlo. Es cierto que, como el de una ventana, se puede romper si se le da un fuerte golpe pero en situaciones normales es bastante resistente.

Siguiendo con más datos, el cristal no está tratado con el fin de no afectar a la calidad de imagen. Lo único que se le hizo es usar gradiente de serigrafía en la parte inferior. Al no tener ningún tratamiento en condiciones de mucha luz los reflejos le afectan. Pero con una iluminación adecuada nos olvidamos de ellos y comenzamos a disfrutar de la calidad de imagen.

Tanto con la opción de colgarlo completamente en la pared o dejándolo apoyar en el suelo vamos a necesitar hacer uso del soporte de pared que incluye. Dicho soporte otorga la sujeción necesaria puesto que no hay peana alguna. Eso sí, de una u otra forma es recomendable que sea una pared amplia y libre de muebles, estanterías u otro mobiliario. Que el DesignLine sea lo único que brilla con luz propia.

Calidad de imagen

Dejando el llamativo diseño pasamos a las características técnicas, ahodando en la calidad de imagen. La gama DesignLine esconde detras del enorme cristal una pantalla que comparte especificaciones con la serie 8000.

Con un panel LED Full HD (3D Activo), el televisor de Philips es compatible con la reproducción de contenido 3D. Con un brillo de 450 cd/m2 y un contraste de 500.000:1 incorpora una serie de tecnologías que aportan y mejoran una gran calidad de imagen. Estamos hablando de Perfect Pixel HD, Micro Dimming, Perfect Motion Rate de 1400Hz y contraste local (Micro Dimming).

Pero más allá de datos y nombres con un gran componente de marketing lo cierto es que la imagen es muy buena. El ángulo de visión de la pantalla, los colores y la nitidez de la imagen es muy satisfactoria. Los colores, aunque dependen de la configuración y ajustes realizados, son tonos suaves y agradables a la vista. Nada de tonalidades con un exceso de saturación.

Además la electrónica que permite llegar a un refresco de 1400Hz (Hertzios PMR que recordaréis no son los reales del panel) da como resultados imágenes muy bien definidas y nítidas en escenas de acción y rápidos movimientos. Claro que la definición de la imagen dependerá también de la resolución de la fuente de entrada pero si la calidad es aceptable no notaremos los característicos dientes de sierra.

El sonido en la DesignLine de Philips Sistema de sonido vOOx 3D

El sonido, como en la gama 6008 viene de la mano del sistema de sonido wOOx 3D que ofrece sonido estéreo en 3D. Además es configurable para que según lo tengamos completamente pegado a la pared o dejado caer en ella ofrezca la mejor experiencia. Dispone de dos altavoces, uno a cada lado, de 15W que hacen un total de 30W de potencia.

No es equiparable a la experiencia de una barra de sonido u Home Cinema pero se deja escuchar bastante bien. Los graves son buenos y tal vez en determinados momentos se eche en falto algo más de capacidad para reproducir los agudos. Pero como decimos, programas de televisión y alguna que otra película podrán escucharse con un sonido claro tanto en los efectos como las voces.

De todas formas, la mejor opción es optar por un sistema externo. Entonces, junto a la calidad de imagen, sí podremos disfrutar de una experiencia audiovisual completa y satisfactoria 100%.

Plataforma Smart TV

La plataforma Smart TV de Philips ya sabéis que no es la más completa. Dispone de aplicaciones para acceder a nuestros perfiles en redes sociales como Facebook o Twitter, también un navegador web abierto así como apps para Wuaki TV, Zapp Internet, Canal Cocina y otras nuevas que poco a poco van llegando. Aunque no cuente con un amplio catálogo lo cierto es que los usos que luego solemos hacer de un Smart TV los cumple a la perfección. Podemos acceder a servicios de vídeo en streaming y gracias a su conexión ethernet y wifi reproducir contenido que tengamos en algún servidor DLNA o unidad de almacenamiento en red.

Además la interfaz, muy sencilla y visual, permite desembolverse con facilidad por todos sus menús incluso a usuarios menos avanzados. Cambiar la fuente de entrada, acceder a las grabaciones en una unidad USB o el contenido en red es sumamente sencillo. La cual se controla fácilmente gracias al mando de doble cara y su uso al más puro estilo Wii Mote. Es decir, con el movimiento podremos controlar un puntero que aparecerá en pantalla cuando entremos al modo Smart TV. Y para la introducción de texto tenemos el teclado qwerty de la otra cara del mando.

Eso sí, es importante saber que para poder ver el contenido de un NAS o disco duro conectado a nuestra red local este debe estar ejecutando un servidor de medios compatible. Algo que la mayoría tiene pero es necesario puntualizar para evitar sorpresas.

Igualmente, como ocurre en otras gamas, es compatible con la televsión interactiva HbbTV. Esto nos aporta información adicional siempre y cuando esté disponible para dicho canal. Y recordad que por como está establecido el funcionamiento algunos menús pueden retrasarse. Esto puede provocar una sensación de lentitud y falta de fluidez, solucionable si desactivamos la características dentro de la configuración.

Conectividad del DesignLine

Tenemos un televisor Smart TV, podemos conectarlo vía wifi o mediante cable ethernet, luego es normal que existan funciones adicionales. Compatible con el estándar 11n y certificación Miracast permite conectar dispositivos para transmitir contenido tanto de forma directa como a través de la red local.

Además, gracias a la tecnología Multiroom podremos usar el televisor como si de un servidor se tratase. Así otros televisores con la misma tecnología podrán hacer de clientes y recibir el contenido del primero. Una forma de, por ejemplo, enviar la señal TDT de un televisor a otro sin importar que el segundo no disponga de una toma de antena a la que conectarse (se hace vía wifi).

También podremos hacer uso de la aplicación para dispositivos móviles que nos permite controlar el televisor así como enviar contenido (fotos, vídeos, música) que podremos en el DesignLine o terminal de ver la película en nuestro tablet o smartphone. La aplicación es compatible con iOS y Android.

Grabación y reproducción de contenido

La plataforma Smart TV es algo que no todos los usuarios aprovechan pero si hay una característica que sí usan y es altamente demanda es la de reproducción y grabación de contenido.

Empezando por la reproducción, desde unidades USB o en red, podremos leer una serie de archivos muy variadas. En vídeo admite ficheros que usen los contenedores AVI, MKV, H264/MPEG-4 AVC, MPEG-1, MPEG-2, MPEG-4, WMV9/VC1. En formatos de reproducción de música tenemos AAC, MP3, WMA (v2 hasta v9.2).

Esto nos permite prácticamente que cualquier archivo lo podamos reproducir sin necesidad de conectar un reproductor, sacar la señal desde nuestro portátil al televisor o usar un HTPC. Pocos y muy puntuales serán los archivos incompatibles. Además, es capaz de reproducir contenido en 3D también, algo que he podido probar con un archivo MKV 3D.

Respecto a la grabación, esta es una función poco usada por muchos pero muy útil. Es verdad que gran parte de la programación actual de la TDT no es muy interesante que digamos, por llamarla de alguna forma, pero eso no quita que haya momentos donde sí podamos aprovechar dicha función.

Para hacer uso es tan fácil como conectar una memoria USB o disco duro y activar la opción. El televisor dará formato y preparará para comenzar a usar la unidad de almacenamiento. Es importante que sepáis que borrará todos los datos previos que contenga y que el contenido grabado sólo se podrá reproducir en el televisor por motivos de DRM.

Ambilight, da luz a tus sesiones de cine

Si habéis leído otros artículos míos sabréis que soy un enamorado de Ambilight. El sistema, para cuando vemos una de nuestras series o películas, permite crear un ambiente que ofrece una experiencia única y diferente. Además, como hemos visto, ahora podremos combinarlo con las bombillas HUE.

El Ambilight incluido en la DesignLine es de tres lados XL (izquierda, derecha y parte superior). Con tres modos: estático, cálido y dinámico. La última es la opción recomendable aunque durante el día o simplemente para ver las noticias podréis desactivarlo. Una vez que os acostumbráis a ver cine con Ambilight cuesta mucho cambiar a otro televisor.

DesignLine, un televisor no apto para todos los públicos

La gama DesignLine de Philips es desde mi punto de vista toda una apuesta de innovación que busca satisfacer a los clientes que buscan un diseño diferenciados. Eso que es un punto positivo también se vuelve en su contra pues no todos los usuarios decidirán optar a él. Primeramente por su tamaño. 55 pulgadas, modelo más grande, no son excesivas pero hay que tener en cuenta el tamaño del cristal.

Me sobran muebles y me falta un DesignLine

Ese detalle hace que nos veamos obligados a despejar la pared donde vamos a colocarlo de muebles, cuadros y estanterías para que luzca y brille como debe.

Si os gusta pero no es el televisor que colocaríais en vuestro salón la solución está en la serie 8000. Pero si ya tenéis en la mente donde lo colocaríais no me queda otra que animaros a comprarlo. Claro que tendréis que preparar también los 2999 y 2199 euros que vale el modelo de 55 y 46 pulgadas respectivamente. Y un último apunte, si podéis ir a algún distribuidor a verlo os recomiendo hacerlo porque sólo en vivo se aprecia el diseño de un televisor con estilo.

El televisor DesignLine ha sido cedido por TPVision (Philips). Puedes consultar nuestra política de precios

Publicidad

Inicio