Compartir
Publicidad

McIntosh ha sacado de su chistera en el CES un nuevo DAC audiófilo «económico»: el D150

McIntosh ha sacado de su chistera en el CES un nuevo DAC audiófilo «económico»: el D150
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este año McIntosh nos ha cogido por sorpresa. Esta veterana compañía de componentes de alta fidelidad aprovecha cada edición del CES para dar a conocer algún nuevo producto, pero lo curioso es que este año ha renovado uno de sus últimos preamplificadores con DAC, el modelo a transistores D100. Aunque, pensándolo bien, tiene su lógica.

El nuevo D150 es idéntico a su predecesor en casi todo. Utiliza la misma topología circuital, tiene las mismas entradas digitales (solo añade una de tipo DIN que podrá ser usada probablemente con la nueva mecánica de transporte MCT450), usa el mismo chip de conversión D/A (un muy interesante Sabre de la estadounidense ESS Technology), su construcción es exactamente la misma, incorpora el mismo sistema de gestión del volumen, etc. Y, por supuesto, puede ser utilizado como preamplificador y DAC, o solo como conversor, a gusto del consumidor. Sin embargo, pese a todo esto, el D150 aventaja al D100 en algo importante.

Y es que, a diferencia de su predecesor, el nuevo preamplificador/DAC puede decodificar audio DSD y DXD, dos de los formatos de moda por su elevada calidad. El D150 acepta a través de la entrada USB señales con una resolución máxima de 32 bits y una frecuencia de muestreo de 384 kHz, y lee sin problemas DSD64, DSD128, DXD 352,8 kHz y DXD 384 kHz. A través de las entradas ópticas y coaxiales es posible enviarle señales con una calidad máxima de 24 bits y 192 kHz. Como veis, su fuerte es su flexibilidad.

Xl D150 Back

No obstante, la polivalencia del D150 no acaba aquí. También debemos tener en cuenta que, al igual que su predecesor, incorpora una salida para auriculares de bastante calidad (he tenido la oportunidad de probarla varias veces en el D100) y salidas balanceadas y single ended. McIntosh aún no ha confirmado cuánto costará, pero parece que estará disponible antes de marzo, y que su precio será similar al de su predecesor (unos 3.400 euros). No es una ganga en absoluto, pero es un coste comedido para los estándares en los que suele moverse esta marca, cuyo preamplificador más económico, al margen del D100, el C45, cuesta 5.500 euros, y alcanza los 26.000 euros en el caso del C1000.

Más información | McIntosh
En Xataka Smart Home | Así se fabrica uno de los amplificadores a válvulas más respetados de la historia: el MC275 de McIntosh

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio