Compartir
Publicidad

QNAP HS-210, el NAS que estabas buscando para el salón de casa: Análisis

QNAP HS-210, el NAS que estabas buscando para el salón de casa: Análisis
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los problemas que suelen tener los discos de red o NAS, sobre todo si los queremos poner en algún sitio como el salón de la casa, es el ruido. Si a ello le sumamos que tenemos que poner otro "trasto" alimentado y conectado en la sala puede que se nos quiten las ganas de hacerlo. El QNAP HS-210 es un NAS diferente, no sólo por su diseño exterior, sino porque además no tiene ventiladores y así nos libramos de su molesto ruido.

El HS-210 sorprende además de su silencio por un diseño alargado y tipo slim, que nos permitirá colocarlo encima o debajo de un elemento de los que ya pueblan el salón, como una consola o receptor de vídeo sin que el NAS robe protagonismo en nuestra casa.

Caja del QNAP HS-210

Diseño y características del HS-210

El HS-210 tiene un diseño plano y rectangular, con unas dimensiones de 41,3 (Alto) x 302 (Ancho) x 220 (Prof.) mm. Los dos discos que podemos instalar en su interior, que pueden ser tanto de 2,5 o de 3,5 pulgadas, van colocados en posición horizontal. Gracias a ello las dimensiones del equipo son bastante comedidas y podremos colocarlo en cualquier sitio del salón sin que llame la atención. La parte superior del equipo está fabricada en aluminio y hace de disipador del calor de los discos duros. Gracias a ello nos libramos de los molestos ventiladores y de su ruido.

Disipación pasiva del calor en el HS-210 de QNAP

Si nos vamos al frontal veremos que está fabricado en plástico. Para facilitarnos la vida, el frontal está sujeto al equipo con imanes, por lo que retirarlo es realmente sencillo. Esto nos permite un rápido acceso a los discos duros. Una única luz LED en el centro del frontal nos indicará el funcionamiento del disco.

Retirar el frontal es muy fácil, ya que está sujeto con imanes

Con tan solo 15 dB de ruido, que procede como ya hemos dicho de los discos duros que instalaremos en su interior, realmente tendremos que fijarnos en el LED frontal para cerciorarnos de que se encuentra funcionando.

Parte trasera del NAS

En su parte trasera vemos una entrada de red Gigabit, así como dos conectores USB 3.0 y otros dos USB 2.0, para la expansión del equipo así como la conexión de periféricos tales como cámaras USB entre otras opciones. También contamos con una ranura SD que nos permitirá una rápida copia de seguridad de nuestros contenidos, ideal para copiar las fotos que hemos hecho en nuestra cámara y ponerlas a buen recaudo.

La conexión de alimentación, también en la parte posterior, nos lleva a un alimentador externo que tiene un consumo de 60 vatios. En funcionamiento el consumo es de tan solo 13.71 vatios, mientras que en modo "sueño" el consumo es de tan solo 7.39 vatios. Ahora que la factura de la luz se ha puesto por las nubes hay que mirar el consumo antes de comprarnos un equipo que va a estar enchufado las veinticuatro horas del día. Con el HS-210 de QNAP tenemos un caballo ganador en ese sentido.

Bandejas de colocación de los discos duros

Instalación de los discos y puesta en funcionamiento en el HS-210

Si la instalación de los discos duros es sencilla en otros discos NAS, en este es realmente coser y cantar. Quitando el frontal encontramos las dos bahías en las que instalaremos los dos discos, que irán sujetos a las mismas con cuatro tornillos cada uno. En unos escasos 5 minutos tendremos los discos instalados y podremos encender la unidad por primera vez.

Discos Western Digital RED, probablemente la mejor opción disponible para cualquier NAS

Los discos que hemos instalado son dos Western Digital RED de 4 TB cada uno. Discos que están especialmente diseñados para su funcionamiento en unidades de red y que dan un excelente rendimiento.

Instalando el firmware del QNAP HS-210

El equipo arrancará y nos pedirá la instalación del firmware, que tendremos que descargar desde internet. Una vez instalado nos permitirá configurar los discos duros, darle un nombre a la unidad y configurar todo a nuestro gusto para comenzar a disfrutar de nuestro nuevo NAS.

Configuración rápida o manual, nosotros decidimos
Configuración de los discos

Podemos configurar los discos duros en modo RAID 0, RAID 1, JBOD o como disco único. Los discos no hacen un ruido excesivo y se cumple la premisa de tener un NAS silencioso en el salón, con un excelente rendimiento a la hora de utilizarlo tanto de servidor multimedia como para otros menesteres.

QNAP 4.1.0, un software para gobernarlos a todos

El QNAP HS-210 cuenta en su interior con un procesador Marvell a 1.6GHz y 512MB de memoria RAM, más un espacio de almacenamiento flash de 16MB. Esto le permite manejar con fluidez el sistema operativo QNAP 4.1.0. Una versión más moderna respecto a la 4.0 de la que ya os hablamos en alguna otra entrada de los discos QNAP.

En la entrada que hicimos sobre el TS-221 de QNAP hicimos una revisión de todas las posibilidades de dicho sistema operativo, por lo que si queréis más información en este enlace veréis un buen repaso de todas sus posibilidades.

Cabe destacar la pestaña que nos muestra el estado de nuestro NAS y en el que en un vistazo podemos comprobar los parámetros más importantes de su operación.

En un vistazo podemos ver los parámetros de funcionamiento del NAS

Una de las funciones nuevas con esta versión de sistema operativo es QAirplay, la cual permite el envío de contenidos multimedia a un Apple TV directamente desde el NAS (o a una Raspberry Pi). Lo he estado probando y funciona bastante bien.

DLNA, sincronización de archivos, centro de descargas, estación de vigilancia mediante la grabación de imágenes, así como la administración remota desde aplicaciones móviles, ... una solución realmente completa
QAirPlay, una interesante función para enviar contenidos a un Apple TV o a una Raspberry Pi

El resto de las funciones, como DLNA, sincronización de archivos, centro de descargas, estación de vigilancia mediante la grabación de imágenes, así como la administración remota desde aplicaciones móviles siguen estando presentes y nos dan una solución completa a la hora de trabajar con archivos en el hogar.

El HS-201 esun NAS que nada tiene que envidiar a otros modelos superiores de QNAP si lo que queremos es un uso doméstico

Valoración del HS-210

La verdad es que si somos quisquillosos con el ruido, el HS-210 es una excelente opción gracias a la ausencia de discos duros y a su disipación pasiva del calor. El formato plano de la unidad hace además que podamos colocarlo en cualquier parte de nuestro salón sin llamar la atención. La instalación de los discos se hace en un suspiro y, tras instalar el firmware y formatear y configurar las opciones de funcionamiento, tenemos un NAS que nada tiene que envidiar a otros modelos superiores de QNAP si lo que queremos es un uso doméstico.

Agradecemos a QNAP el habernos prestado la unidad para la revisión, y a Western Digital los discos para llevarla a cabo. Puedes ver la política de relaciones con empresas aquí.

El QNAP HS-210 tiene un precio de unos 270 euros, sin incluir los discos duros.

Más información | QNAP En Xataka Smart Home | QNAP TS-221, un NAS para el hogar: Análisis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio