Mientras aquí esperamos el 5G en muchas ciudades, en China ya ensayan con el 6G y logran enviar 1TB de datos en un segundo

Mientras aquí esperamos el 5G en muchas ciudades, en China ya ensayan con el 6G y logran enviar 1TB de datos en un segundo
Sin comentarios

Cuando el 5G es aún una utopía en buena parte del país, puede parecer ciencia ficción oír hablar de 6G. Y de eso sin embargo trata esta noticia que hace referencia a las pruebas que han llevado a cabo en China sobre redes 6G y en las cuales han logrado enviar 1 TB de datos en un segundo a 1 km de distancia.

Si con el 5G ya "nos vendieron" unas cifras de infarto, las primeras pruebas con el 6G parece que dejarán en una mera anécdota aquellos números. Una tecnología que permite un enorme ancho de banda del que también se podrá beneficiar el ecosistema de productos IoT.

Beneficios para el hogar conectado

6G

Si ya con el 5G se lograban alcanzar los 20 Gbps en la transferencia de datos, ahora con el 6G los investigadores chinos han logrado alcanzar 1 Tbps. Y de paso reducir la latencia, pasando de los 1 ms de 5G a los 0,1 milisegundos.

Las pruebas se han llevado a cabo al mismo tiempo que los Juegos Olímpicos de Pekín y en ellas y según las explicaciones del profesor Zhang Chao, de la escuela de ingeniería aeroespacial de la Universidad de Tsinghua en Pekín, han logrado enviar más de 10.000 vídeos de alta definición de forma simultánea.

Ondas Vortice

Esta tecnología se diferencia del 5G en la forma en la que se transmiten las ondas. El 6G usa las denominadas ondas de vórtice milimétricas, un tipo de emisión de frecuencia extremadamente alta, distintas de las ondas electromagnéticas que se propagan como ondas en un estanque para comunicarse y que usan los dispositivos compatibles con 5G.

Las ondas de vórtice electromagnéticas usadas por el 6G tienen una forma tridimensional y permiten codificar más información en el mismo espacio de forma que se logra aumentar el ancho de banda.

Se trata de un experimento, pues aún estamos ante una tecnología que debe perfeccionarse para subsanar algunos problemas como los relacionados con la distancia, lo que hace que esa señal que se debilite y se complete la transmisión de datos.

Por ahora es sólo una prueba y se espera que el despliegue comercial de estas redes no llegue antes de 2030. Una mejora que permitirá generar transmisiones prácticamente en tiempo real, muy necesarias en sectores como la medicina, el automóvil y de las que también se podrá beneficiar el hogar conectado.

Vía | SCMP

Temas
Inicio