Esta es la tarifa de gas que conviene tener para pagar menos: hasta cuatro veces más barata que las del mercado libre
Iluminación y energía

Esta es la tarifa de gas que conviene tener para pagar menos: hasta cuatro veces más barata que las del mercado libre

Hace unos días veíamos cómo en España existen dos mercados para contratar nuestra tarifa de gas: el libre y el regulado, este último también conocido como Tarifa de Último Recurso o TUR. Ambos ofrecen diferentes ventajas e inconvenientes y hasta hace algo más de un año precios relativamente competitivos.

Sin embargo, la situación de crisis energética que se ha venido fraguando este 2022 ha hecho que las diferencias en ambas tarifas se hayan ido agrandando rápidamente, incrementándose tanto en los últimos meses que ahora tener contratado el gas en el mercado libre puede salir hasta cuatro veces más caro que en el regulado.

Un reciente análisis de FACUA detectaba diferencias de hasta el 291% en el precio del kilovatio hora (kWh) en el mercado libre con respecto a la tarifa regulada o TUR establecida por el Gobierno, motivadas principalmente porque la regulada tiene fijados unos límites de subida para el precio del gas en los últimos trimestres que las del mercado libre no tienen.

Así, en marzo de 2022 el regulador decidió mantener un límite máximo del 15% al incremento máximo del coste de la materia prima en su fórmula de cálculo para las revisiones del 1 de abril y del 1 de julio de 2022. Ahora, esta medida para contener el impacto del precio del gas en los pequeños consumidores se ha aplicado también en las revisiones del 1 de octubre de 2022 y en la futura del 1 de enero de 2023.

Comprobando las diferencias por nuestra cuenta

Comparador

Como las diferencias señaladas por FACUA parecen demasiado elevadas hemos querido comprobar por nuestra cuenta los precios utilizando el Comparador de ofertas de la CNMC, un sistema oficial que nos da información sobre cuál es el precio del mercado regulado y el resto de ofertas de las principales comercializadoras del mercado libre.

Para ello solo hay que entrar en su web, seleccionar que queremos analizar la tarifa de gas (también podemos ver las de electricidad o ambas combinadas) y tras darle a iniciar en la siguiente pantalla nos hará unas preguntas sencillas, como cuál es nuestro código postal, el consumo estimado anual de gas (dato que podemos buscar en nuestras facturas pasadas) y si queremos contratar algún servicio extra.

Comparador Cncm

Tras pulsar en "continuar" nos mostrará una tabla con las distintas ofertas disponibles en nuestra zona ordenadas de más barata a más cara. En mi caso, la más económica era la TUR o regulada, con un importe de 563,97 euros al año frente a los 1.136,58 euros anuales de la siguiente oferta más económica, esta ya en el mercado libre. Es decir, es la mitad de cara.

Comparador

Pero en la tabla observamos también cómo el resto de comercializadoras ya disparan el precio por la misma cantidad de gas consumido hasta un valor máximo de 2.365,31 euros anuales de la oferta en el mercado libre más cara, que haciendo unos cálculos rápidos es unas 4,2 veces más cara que la del mercado regulado.

Esto nos lleva a la siguiente conclusión: ahora mismo, tener la tarifa de gas en el mercado libre puede salirnos mucho más caro que en el regulado, por lo que si en casa hacemos un uso intensivo de esta materia prima nos convendrá cambiarnos cuanto antes. ¿Cómo? Pues contactando con una de las Comercializadoras de Último Recurso de nuestra zona y que según podemos leer en este documento de la CNMC son estas:

El cambio es gratuito y no puede demorarse más de tres semanas. La nueva empresa proveedora de gas tiene que encargarse de tramitar el cambio de suministro con la distribuidora y la antigua nos tendrá que enviar su última factura en un plazo máximo de seis semanas a partir de la finalización de su suministro.

Si vives en una comunidad grande, te quedas fuera de la TUR

radiadores

Como es lógico, ante tales diferencias de precios, la CNMC ha observado en los últimos meses un traspaso de consumidores hacia el mercado regulado del gas. Pero no todos pueden cambiarse, ya que los que viven en una comunidad de vecinos grande y no tienen su consumo individualizado, por ejemplo para las calefacciones centrales, se quedan fuera. ¿Por qué?

El motivo son los tipos de tarifas que ofrece el mercado regulado, que básicamente son tres diferentes en función del consumo del usuario:

  • TUR.1: para consumos inferiores o iguales a 5.000 kWh/año.
  • TUR.2: para consumos superiores a 5.000 kWh/año e inferiores o iguales a 15.000 kWh/año.
  • TUR.3: para consumos superiores a 15.000 kWh/año e inferiores o iguales a 50.000 kWh/año.

Es decir, si gastamos más de 50.000 kWh al año, caso por ejemplo de edificios grandes con múltiples vecinos, la única tarifa posible a la que podemos optar es una en el mercado libre (concretamente la RL4), por lo que no podremos acogernos a las limitaciones en las subidas del precio del gas máximas del 15% fijadas por el Gobierno y tendremos que pagar lo que nos quiera pedir la comercializadora.

Foto portada | KWON JUNHO

Temas
Inicio