Compartir
Publicidad

Tres consejos para elegir tu pantalla de proyección ideal

Tres consejos para elegir tu pantalla de proyección ideal
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Elegir una pantalla de proyección puede ser algo relativamente fácil o endiabladamente complicado pero necesario pues según la misma nuestra experiencia será mejor o peor.

Existen muchos factores que pueden hacernos que nos decantemos por una u otra. Y por supuesto, también está el tema económico. Aún así, vamos a ver tres sencillos pasos que nos ayudarán a saber cuál es nuestra pantalla de proyección idónea.

El tamaño de la pantalla

image

Es la primera pregunta que nos hacemos. Un proyector nos permite visualizar una imagen que suele alcanzar un máximo de 300 pulgadas en la mayoría de casos. Eso no implica que debamos hacer uso del mayor tamaño posible. Así que veamos.

Si se trata de una sala de cine en casa donde tenemos diferentes filas, cosa que no suele ser lo habitual, la altura de la pantalla no debe superar la sexta parte de la distancia de la pantalla a nuestro asiento o la última fila en caso de que tengamos varias. Si sólo tenemos una fila podemos hacer un cálculo más rápido y establecer la diagonal máxima de la pantalla como la distancia de esta a nuestro asiento.

De ese modo tenemos que, por ejemplo, si nos sentamos a una distancia de 2,5m (primera fila) perfectamente podremos disfrutar de una pantalla de 100 pulgadas. Eso sí, si tenemos varias filas habrá que colocarla a una altura donde la parte inferior de la misma se encuentre a 90 o 125cm respecto del suelo.

Formato de proyección

image
Las pantallas de proyección que se destinan a su uso para cine en casa suelen tener un borde negro. Este hace las veces de marco y tiene como función ayudar a la vista a delimitar la imagen, ofreciendo una colocación correcta y mejor ergonomía.

Por tanto, es mejor que tenga el formato que más usamos. Como en nuestro caso es para disfrutar del cine en casa, mejor que tenga un formato 16:9, el mismo de la películas en formato para TV. Claro que, muchas emiten a 2.35:1 por lo que habría que valorar. Yo opto por 16:9 pero ya es decisión de cada uno.

La superficie de proyección

Es el punto más delicado. Cada material con el que se fabrican las pantallas de proyección ofrece una serie de ventajas que les permiten mejorar la calidad de imagen según las condiciones ambientales así como las del propio proyector. No es lo mismo usar una tela que contrarrestar la luz ambiente, una que proporciona negros más profundos o incluso para proyectar 3D pasivo.

No hay una regla que permita determinar la superficie ideal para cada usuario pero conocer la luminosidad del proyector será necesario y suficiente en muchos casos para elegirla. Yo suelo recomendar pantallas con una ganancia alta que mejorará posibles carencias del proyector y contrarrestará la luz ambiente.

Pantalla perfectamente tensada

Por último, a modo de bonos extra, si podéis optar por una pantalla tensada o fija mejor que mejor. Si es para instalaciones fijas ofrecen muchas ventajas y la imagen quedará perfectamente ajustada, ganando en detalle. Además son imprescindibles si hacemos uso de un proyector de tiro corto o ultra corto.

En Xataka Smart Home | Crea tu propia pantalla de proyección, el método enigma

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio