Esta es la temperatura ideal para lavar la ropa, acabar con ácaros y bacterias y no malgastar energía

Lavar la ropa de cama con agua fría no está aconsejado para desinfectar y hay que fijarse en la etiqueta de cada prenda

Temperatura
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Poner la lavadora para dejar la ropa libre de manchas es algo habitual, pero no vale cualquier temperatura si se quiere acabar con las bacterias y ácaros, algo que además cobra más importancia cuando se trata de la colada con la ropa de cama.

No sólo se trata de eliminar cualquier resto en forma de manchas, sino eliminar cualquier presencia de gérmenes, bacterias y ácaros del polvo. Por eso es importante elegir la temperatura adecuada prestando atención a que no pueda dañar la ropa de cama.

La temperatura adecuada

Lavadora Imagen | StockSnap

De entrada hay que tener en cuenta que para una correcta higiene, es aconsejable lavar la ropa de capa al menos una vez a la semana. Esto incluye tanto la colcha, pero sobre todo las sábanas y las fundas de la almohada y con menos frecuencia colchón y almohadas. Además, es conveniente ventilar y airear cada día, cuando hacemos la cama, toda la ropa.

Y a la hora de lavar la ropa de cama, para eliminar eficazmente ácaros, gérmenes y bacterias, se recomienda lavarla a una temperatura de unos 60ºC (60 grados Celsius) o más. A esta temperatura, la mayoría de los ácaros y bacterias no pueden sobrevivir y serán eliminados durante el ciclo de lavado.

Según la Sociedad estadounidense de las Enfermedades Torácicas, el proceso de lavar la ropa a 30ºC o 40ºC hace que sólo se elimine entre un 6,2% y un 6,5% de los ácaros del polvo.

Hay que tener en cuenta que muchas reacciones alérgicas provienen de las heces de los ácaros o de restos de ácaros muertos. Los ácaros se pueden eliminar con productos acaricidas o antiácaros, pero con este sistema no se eliminan esos dos focos de infección.

Pero ojo, porque hay que buscar la temperatura correcta pero sin pasarse (no siempre más temperatura es mejor), porque un exceso pude provocar, además de daños en la ropa, un gasto innecesario en la factura de la luz. Lavar la ropa en agua fría gasta menos energía (no es necesario calentar el agua), pero no está aconsejado para lavar ropa de cama, ni prendas que tengamos que desinfectar. Según la OCU, lavando a 30ºC o menos es posible ahorrar hasta un 60% de energía en el proceso, pero a esta temperatura no se acaba con la suciedad rebelde y los ácaros y gérmenes.

Partiendo de la base que es básico tener en cuenta las etiquetas de cuidado de la ropa y las instrucciones del fabricante antes de lavarla a altas temperaturas, ya que algunas telas pueden dañarse o encogerse a altas temperaturas. Hay que fijarse en aspectos como el color y, sobre todo, la composición, puesto que serán estos factores y la etiqueta los que nos van a decir cual es el programa más apropiado en la lavadora. En el caso de ropa de cama de algodón con una temperatura de entre 40ºC y 60ºC bastará, mientras que con ropa sintética, podrá ser una temperatura más baja.

Además, puedes considerar el uso de detergentes antibacterianos o productos específicos para eliminar ácaros y bacterias. Y por último, no olvidar que el secado adecuado de la ropa de cama también es importante para garantizar que cualquier microorganismo restante sea eliminado. Secar la ropa de cama a alta temperatura en una secadora o al sol puede ser útil para este propósito.

Imagen portada | Moerschy en Pixabay

Vía | Express

En Xataka SmartHome | Poner la lavadora ahorrando en la factura de la luz: estas son las claves para conseguirlo

Inicio