Compartir
Publicidad

Tecnología que se adapta a nuestras nuevas rutinas: YoloDoor, la puerta que recibe paquetes

Tecnología que se adapta a nuestras nuevas rutinas: YoloDoor, la puerta que recibe paquetes
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El 94% de los españoles tiene un smartphone, lo que nos convierte en uno de los países con mayor penetración en todo el mundo. Y este dispositivo, siempre a nuestro alcance, se ha convertido en la primera opción a la que recurrimos para resolver cualquier necesidad.

¿Recuerdas o imaginas cómo era la vida antes de que la tecnología se metiera de lleno en nuestro día a día? Sí, cuando había que hablar por teléfono a través de un aparato sin pantalla y enchufado a la pared. O escribir cartas para conocer novedades de quienes no vivían en tu ciudad, revelar las fotos del último viaje y encargar varias copias para compartirlas con los amigos, levantarse del sofá para cambiar el canal de la televisión…

¿Y para comprar? Era inevitable acudir a una tienda física y limitar nuestra elección a alguno de los productos que el establecimiento ofreciera en ese momento ¿Y si no te gustaba nada? ¿Y si no había la talla que necesitabas? Pues había que probar en otra ocasión.

La tecnología elimina barreras en el hogar

La tecnología nos ha ayudado a superar límites y acceder a un inventario de oportunidades infinitas. No solo facilita la comunicación, sino que ha transformado profundamente el consumo, los viajes, la educación o el cuidado de la salud. Y, en el hogar, sin tecnología ya no podríamos entender el bienestar y el entretenimiento del que disfrutamos.

Ya tenemos a nuestro alcance luces que se encienden cuando sus sensores detectan que se ha escondido el sol o cuando llega la hora programada, calefacción que es posible arrancar desde el móvil, altavoces que nos dictan las recetas o robots de limpieza que barren e incluso friegan la casa.

Hogar Yolodoor

Cada vez más nos acercamos a los hogares inteligentes, donde muchas de las decisiones diarias las realizan los dispositivos conectados en el conocido como Internet de las Cosas, o IoT, por sus siglas en inglés. Un par de ejemplos: enchufes que controlan cuánto gasta cada aparato conectado o una nevera que nos recuerda qué alimento está a punto de caducar.

Parece que dentro de nuestro hogar la tecnología nos ayuda poco a poco a tener bajo control cada una de las tareas cotidianas. De hecho, los españoles están aumentando progresivamente el gasto en domótica pasando de los 45 euros anuales en 2015 a 100 euros en 2018. A nivel mundial, el 23% de los hogares dispone de algún dispositivo inteligente en su hogar. En España solo el 17% de los hogares están conectados. Es muy probable que estas cifras crezcan de manera exponencial con el aumento de la oferta. Los early adopters son los usuarios más jóvenes, que se muestran muy interesados en controlar su hogar a través de su smartphone, que es el dispositivo rey con el que dirigir el resto de elementos de la casa conectada.

¿Y cuáles son los dispositivos inteligentes con mayor presencia en los hogares españoles? Principalmente los relacionados con el entretenimiento (smart TVs y videoconsolas), confort y seguridad de la vivienda, junto a los sistemas de iluminación y termostato inteligente.

El comercio electrónico crece imparable

Una de las consecuencias de la integración del uso de la tecnología en nuestras vidas es que los ciudadanos recurren cada vez más a Internet para comprar. En España, el comercio electrónico continúa aumentando a gran velocidad. Entre enero y marzo de 2018 los españoles compramos bienes y servicios online por valor de 8.900 millones de euros, un 32,8% más que el año anterior. Sobre todo, adquirimos ítems relacionados con viajes, prendas de vestir, así como electrodomésticos y productos de imagen y sonido, entre otros.

Package Yolodoor

Todavía comprar por Internet en España es algo minoritario; de hecho, solo representa el 4% del total, lejos del 16% de Estados Unidos o el 12% de Reino Unido). Pero es, sin duda, un tendencia al alza, pues el auge del comercio electrónico responde a una evolución sin vuelta atrás en los hábitos de los consumidores. Además, el gasto en compras por Internet en España no deja de aumentar año tras año. En 2017, cada español cargó en su cesta de compras online un valor de casi 2.000 euros, un 38% más que en 2016.

A pesar de la comodidad que supone comprar desde casa, todavía hay ciudadanos reticentes a incorporar la tecnología digital en sus compras. ¿Cuándo llegará mi pedido? ¿Estaré en casa? Al margen de la seguridad en las transacciones, estas dudas frenan en muchas ocasiones las compras online.

El compromiso de presencia en la dirección de entrega genera diversos inconvenientes: no siempre es posible estar en el domicilio el día indicado o tal vez no contemos con vecinos demasiado colaboradores, quizá en el trabajo ya empiezan a mirarnos mal con tanto paquete personal...

Es verdad que muchos establecimientos brindan la opción de recoger el pedido en el propio comercio físico, una oficina de correos o cualquier otro. Sin embargo, estas opciones implican desplazarse hasta ese sitio, conocer su horario, esperar colas.

YoloDoor, la puerta inteligente que facilita las compras online

La opción más cómoda siempre es recibir las compras online en nuestro propio domicilio: de hecho el 81% de los consumidores prefiere la entrega en casa. Y existe ya en el mercado una innovación domótica que responde a las necesidades derivadas del ecommerce: YoloDoor, la puerta con tecnología inteligente que recibe los envíos cuando el usuario está ausente.

¿Cómo funciona? Se trata de una puerta con una pequeña trampilla situada en el centro, con la que interactuar gracias a un lector inteligente y un número de envío. Gestionada a través de una app, la trampilla se acciona y el mensajero puede depositar el paquete en el interior del domicilio.

YoloDoor se adapta a todos los formatos de empaquetados que se utilizan habitualmente en el comercio electrónico: cuando la trampilla se abre, el mensajero puede encontrar una red para depositar paquetes, unos ganchos para colgar bolsas de la compra o bien una repisa para apoyar cajas. De la misma forma, también sirve para realizar envíos o devoluciones, ya que el cliente puede dejar configurada la puerta para que un repartidor la abra y recoja el paquete.

Yolodoor3

¿Desconfías de que un desconocido sea capaz de abrir la puerta de tu casa (o al menos una parte)? En el caso de YoloDoor, el usuario recibe una notificación cuando el mensajero efectúa la entrega y puede conectar la mirilla en streaming para ver qué ocurre en la puerta de su casa. Si, por ejemplo, alguien intenta bloquear la compuerta para colarse en el interior del domicilio, inmediatamente salta una alarma.

Desde hace ya unos años sabemos –gracias a un claim publicitario- que “la vida es móvil”. Si podemos controlar casi todo con nuestro smartphone en la palma de la mano sin que tengamos que desplazarnos hasta un establecimiento para realizar una gestión, ¿por qué esperar en casa a que llegue una compra?

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio