Por qué es una buena idea valorar la instalación de un ventilador de techo antes que la de un aire acondicionado

Por qué es una buena idea valorar la instalación de un ventilador de techo antes que la de un aire acondicionado
Sin comentarios

Alcanzar un buen confort térmico dentro de la vivienda es uno de los retos que muchas familias afrontan en distintos momentos del año. No es extraño que, en la última década, hayan surgido todo tipo de soluciones domóticas basadas en la climatización forzada, con sistemas capaces de conectarse a internet para revisar históricos, comprar energía barata o activarse cuando se está cerca de casa. Pero, ¿y si hubiese una alternativa previa más sencilla?

No cabe duda de que una bomba de calor presenta ventajas importantes que tener en cuenta. Sin embargo, no siempre es necesario recurrir a una máquina de refrigeración para alcanzar cierto nivel de confort. De hecho, existen actuaciones ‘previas’ que pueden aportar el punto justo de bienestar térmico que merece la pena considerar, como es el caso de los ventiladores de techo.

La velocidad del aire y el confort térmico

Windcalm White Velocidades
Fotografía CREATE IKOHS Windcalm DC.

La velocidad a la que se mueve el aire a nuestro alrededor es un factor fundamental del confort térmico. Es el motivo por el que un poco de brisa en la playa convierte el picor del sol en un agradable ambiente templado; la razón por la que se sopla la sopa para enfriarla o lo que explica que un día frío de invierno se vuelve glaciar en cuanto se levanta algo de aire.

Instalar un ventilador de techo es fácil y rápido. Basta con disponer de espacio en el techo, contar con una toma de corriente con tierra y una escalera

Instalar un ventilador de techo es fácil y rápido. Basta con disponer de espacio, contar con una toma de corriente con tierra y una escalera

Cuando un fluido (como el aire) se mueve alrededor de un cuerpo (como el nuestro), intercambia calor más rápidamente. Como por lo general el cuerpo humano tiene más calor que el ambiente, incluso en el día más caluroso de verano, la brisa ayuda a disipar calor y genera una agradable sensación de confort térmico. En parte, por eso se abren las ventanas en verano. La velocidad del aire es importante.

Un ventilador vs. una bomba de calor

Windcalm Black Natural Silencio
Fotografía CREATE IKOHS Windcalm DC.

Hay muchas formas de hacer que una vivienda se enfríe, y la mayoría de ellas no exigen electricidad para funcionar. La arquitectura bioclimática, que prioriza la ubicación de la vivienda con base a las condiciones climáticas y buenos materiales aislantes, es la más básica, aunque probablemente no la más útil. Y es que, por lo general, la gente no se compra otra casa porque en la suya hace calor.

Otras soluciones son aislar la fachada, para que el muro no emita calor horas después debido a su masa térmica; instalar toldos o brise-soleil, para evitar que la irradiancia solar alcance ese muro; colocar plantas, que bajen la temperatura ambiental con su transpiración; o instalar un ventilador de techo para mover el aire por la habitación, facilitando el intercambio de calor.

Un apunte importante de todas estas soluciones, u otras más complejas como la construcción de muros trombe, es que son compatibles entre sí. Optar por un aire acondicionado también es compatible con colocar un ventilador de techo, pero dado que este presenta algunas ventajas que se verán a continuación, merece la pena pensar antes en unas aspas, dejando la climatización forzada para ubicaciones más exigentes.

Instalar un ventilador de techo es fácil

Los ventiladores de techo van anclados al forjado, madera u hormigón, mediante tornillos de rosca y expansivos. Estos sostienen el cuerpo del ventilador, sobre el cual van sujetas las aspas. Instalar un dispositivo de estas características es fácil y rápido. Basta con disponer de espacio en el techo, contar con una toma de corriente en el mismo con tierra y una escalera.

Windcalm Black Natural Velocidades
Fotografía CREATE IKOHS Windcalm DC.

La instalación en sí no lleva más de quince minutos, y tampoco exige ser un manitas. Basta con seguir unas instrucciones repletas de indicaciones visuales para disfrutar de una suave brisa en casa. El hecho de que cualquier persona puede instalar un ventilador de techo es una ventaja respecto a otras soluciones como el aire acondicionado. Este exige personal especializado.

Además, en el caso del aire acondicionado o el toldo, suele ser necesario un descuelgue por fachada o el permiso de la comunidad de vecinos para su instalación. Por contra, la instalación de este tipo de dispositivos solo depende de uno mismo, y se puede adquirir y montar en el mismo día.

Una ventaja en precios: adquisición, operativa y mantenimiento

Windwood Black Natural
Fotografía CREATE IKOHS Windwood.

Una ventaja de los ventiladores de techo respecto a otras soluciones —desde el aislamiento de la fachada a la instalación de un toldo, pasando por colocar un aire acondicionado— es el bajo precio de compra del producto.

Un ventilador de alta calidad, como es el caso de la serie Windcalm de CREATE KOHS, abarca una horquilla desde los 100 euros (los modelos más básicos) hasta los 200 euros (modelos con iluminación). Hacerse con un toldo de varios metros de longitud o un aparato de aire acondicionado saldrá más caro. El aislamiento de fachada o la instalación de un brise-soleil, desde luego, multiplican muchas veces estas cantidades.

Un ventilador de techo tiene un consumo casi nulo. Tener encendido uno de 40 W durante 24 horas tendría un coste de 15 céntimos, impuestos incluidos

A su favor también juega que un ventilador de techo tiene un consumo casi nulo, cercano a los 40W a plena potencia. Para entender esta cantidad, con una tarifa General 2.0A de unos 0,12 euros el kWh, tener encendido un ventilador de 40 W durante 24 horas tendría un coste de 12 céntimos. Con impuestos podría llegar a 0,15 euros.

0,04 kW x 24 h x 0,12 €/kWh = 0,1152 €

En una tercera ventaja económica, el mantenimiento de este tipo de máquinas, al depender únicamente de un motor eléctrico (un elemento altamente eficiente y durable) es notoriamente bajo. De hecho, el mantenimiento consiste en la limpieza ocasional de las aspas.

Una solución silenciosa y estética

Lightcalm Black Ventilador De Techo
Fotografía CREATE IKOHS Lightcalm Black.

A los factores analizados previamente se suman otros dos también importantes. El primero de ellos es funcional y atiende al hecho de que los ventiladores de techo son muy silenciosos, hasta el punto de poder usarse durante la noche en la habitación. A plena potencia, los ventiladores de CREATE IKOHS alcanzan un nivel sonoro de tan solo 45 dB, reduciéndose aún más cuando disminuye la velocidad. De hecho, este tipo de ventiladores están pensados para ser usados de noche.

Por su parte, además de no emitir aire frío que pueda resfriarnos, cuentan con un mando a distancia en el que está incluida la posibilidad de programar de una a ocho horas su funcionamiento.

El segundo factor es estético. Los ventiladores de techo presentan una amplia gama de acabados y colores, caracterizándose la serie Windcalm por sus materiales en metal y madera de alta calidad. Así, es posible adaptar este tipo de dispositivos a cualquier estilo, desde una estética tradicional doméstica y hogareña para un salón, a una apariencia sobria y serena en una oficina.

Los ventiladores de techo ofrecen una alternativa realista a los aires acondicionados, toldos o al aislamiento de fachada, aunque, como se ha dicho, se trata de elementos compatibles, siendo posible instalar un aire acondicionado o toldos en una vivienda que ya disponga de ventiladores.

Fotografía apertura: CREATE IKOHS Windcalm DC

Inicio