Compartir
Publicidad

iRobot Roomba 880, análisis

iRobot Roomba 880, análisis
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Analizar un televisor, equipo de sonido u otros dispositivos similares siempre es más divertido que otros. Y es que hay productos a los que les vemos los beneficios mucho antes. Porque tener una lavadora que consuma menos energía y lave antes, un frigorífico que mantenga más el frío o un calentador de agua que podamos programar no es tan divertido.

Por eso, analizar un producto como iRobot Roomba 880 es algo que debemos hacer con calma. No es ninguna opción de ocio, no bailará o contestará a nuestras preguntas. Su finalidad es ayudar al usuario a mantener limpio el hogar. Se trata de uno de esos robots de limpieza aspirador que muchos nos preguntamos si sirven o no para algo, si merece la pena su compra.

Roomba 880, sus armas

El nuevo robot de limpieza de iRobot que hemos analizado es el modelo 880, su gama alta. Un producto con una serie de prestaciones que pretende ofrecer la mejor experiencia y resultados dentro de la categoría de robots de limpieza aspiradores.

El conjunto de extractores AeroForce son capaces de despegar y recoger suciedad que no eliminas con la escoba

Con el clásico diseño circular, si le damos la vuelta vamos a ver dos rodillos de goma que forman parte del conjunto de extractores denominado AeroForce. Estos van girando y, gracias a su potente aspirador, despegan y recogen toda la suciedad del suelo (de cualquier tipo de suelo).

iRobot
También vemos un cepillo lateral cuya función es llegar a los bordes para eliminar suciedad, polvo y residuos. Una serie de sensores repartidos por el dispositivo que evitan golpes contra muebles o caídas por escaleras y un paragolpes que evita dañar los muebles así como indicar a la Roomba que por ahí ya no hay paso.

iRobot
Luego, en la caja encontramos una serie de extras: mando a distancia, dos Virtual Wall y la base de carga. Los Virtual Wall permiten que la Roomba no pase a otra habitación hasta que haya terminado en la que está, que acceda a zonas donde no queremos que lo haga o simplemente se mantenga en un espacio concreto. Por su parte, la base de carga es eso, base de carga.

Conocidas las armas de iRobot Roomba 880, ahora toca comprobar si de verdad limpia o no.

Roomba 880, la prueba del algodón

iRobot
En casa todos nos ocupamos de la limpieza del hogar. Nadie tiene ninguna tarea exclusiva aunque sí es cierto que algunos hacen más que otros. Para analizar la Roomba le propuse a mi pareja que la evaluara ella. Su ojo crítico para los temas de limpieza es más exigente que el mío así que sería buena jueza.

Su potente motor es muy ruidos, se escucha incluso con la puerta cerrada

Los primeros días las sensaciones fueron algo encontradas. Tras revisar los diferentes modos de limpieza, o mejor dicho de recorridos a realizar para limpiar una habitación, veíamos que sí limpiaba pero no parecía ser muy diferente a pasar nosotros la escoba. Además, su potente motor hacía mucho ruido. Nos resultaba molesto si queríamos dejarlo limpiando mientras leíamos, escuchábamos música o simplemente pasar un rato de relax.

Así que comenzamos a usar las opciones de programación. Con el paso de los días y tras hacer varias limpiezas a fondo, pasando la fregona. Comprobamos que el agua ya no estaba tan sucia al terminar. Los rodillos y aspirador eran capaces de eliminar polvo y otra suciedad que la escoba no podía al estar, por la humedad, adherida al suelo.

irobot
Además, el evitar la acción de barrer comenzaba a permitirnos ahorrar tiempo. Así que una ventaja más. Y como tiene la capacidad de ir a su base de carga en el momento en que se encuentra baja su batería, no nos preocupaba que pudiese encontrarse sin autonomía cuando lo necesitábamos. En la imagen superior podéis ver la suciedad eliminada tras tres días donde sólo Roomba 880 fue usado, en una casa de 90 m2.

Así que, empezamos a “cogerle cariño” y valorar positivamente la propuesta de iRobot. Eso sí, no había que entenderlo como un robot de limpieza completo sino más bien un apoyo para facilitar el mantenimiento de la casa.

Apostando por los robot de limpieza

iRobot
Después de más de un mes de uso, las sensaciones habían cambiado. Es cierto que, por su precio de 750€, no es un producto en el que todo el mundo invertiría. Con ese dinero compras un televisor nuevo que, como dijimos, ofrecen una mayor satisfacción al cubrir nuestra dosis de ocio.

Pero si trabajas fuera de casa, el iRobot Roomba 880 es una ayuda. Con hasta siete opciones de programar limpiezas, la ayuda de sus Virtual Wall y la suciedad que elimina hacen que sea interesante. Si tenías dudas entre comprar o no, compra. Si nunca te llamó la atención y no te molesta seguir con las tareas del hogar como hasta ahora, tranquilo.iRobot Roomba 880 es una gran ayuda, un dispositivo ideal para mantener la limpieza del hogar pero que no evita que sigamos necesitando limpiar el polvo de los muebles o pasar la fregona nosotros.

El equipo ha sido cedido para la prueba por parte de iRobot. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Más información | iRobot Roomba 880

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio