Compartir
Publicidad
Un estudio asegura que escuchar música mientras comemos hace que cambie la percepción de los sabores
Curiosidades

Un estudio asegura que escuchar música mientras comemos hace que cambie la percepción de los sabores

Publicidad
Publicidad

Varias veces hemos tratado por aquí temas asociados a la psicoacústica, enfocados generalmente a trucos que permiten a los fabricantes de equipos de sonido simular efectos envolventes o crear entornos más realistas. Sin embargo, el tema que hoy nos ocupa es completamente diferente, ya que versa sobre el efecto de la música en nuestro sentido del gusto.

Se trata de los resultados de un estudio que me he encontrado en la web de Sony (sí, puede que está algo sesgado, pero sigue resultando interesante) y que ha sido realizado por el profesor Charles Spence, psicólogo experimental de la Universidad de Oxford, quien ha efectuado una serie de pruebas en la Multi-Room Sonic Wonderland de Sony a 50 voluntarios de seis países europeos.

Básicamente se trataba de averiguar si escuchar cierto tipo de música mientras comían hacía que variara su percepción sobre los sabores. ¿En serio? Sí. Y los resultados son sorprendentes, ya que afirman que al "condimentar la comida con música nativa mejora el sabor y el olor percibido".

Nosotros saboreamos con nuestros sentidos, no solo con la boca. No es nuestra lengua la que saborea la comida sino que es nuestro cerebro el que recibe las experiencias de los sabores. El sonido que nos envuelve tiene un efecto sustancial en nuestra experiencia gastronómica, la música puede despejar el paladar, puede influir y cambiar el sabor y puede potenciar toda la experiencia.Unos sencillos cambios pueden proporcionar una experiencia óptima en tus cenas

Por ejemplo, afirman que escuchar música clásica favorece que el vino y otras bebidas parezcan mejores y más caras, la música lenta puede favorecer que los aromas duren más en la boca y al contrario, al aumentar el ritmo de la música los aromas duran menos. También que cuanto más te guste la música y los sonidos que escuchas, más te gustará lo que estés comiendo (corolario: para evitar malas digestiones evita comer mientras ves las noticias).

Una de macarrones con obertura de Puccini

En el estudio señalan también que al probar comida francesa los participantes informaron que sabía mejor si se acompañaba de un acordeón francés. También que si escuchaban Puccini mejoraba el aroma de los platos de pasta y resultados similares con comida española, griega y alemana.

No se a vosotros, pero a mi me ha sorprendido bastante encontrarme con unos resultados tan marcados, ya que creo que no he experimentado algo así en mi vida o quizá sea por que no me he fijado lo suficiente o no he prestado la atención necesaria.

No se cómo se han hecho los experimentos, si se ha influido de algún modo o se ha contado a los encuestados lo que se estaba buscando con el experimento pero los escasos participantes consultados no son en absoluto representativos estadísticamente hablando. No obstante será cuestión de probarlo en oído propio. ¿Alguna recomendación para mejorar el sabor del cocido madrileño que me toca hoy?, ¿quizá un chotis?

Más información | Sony

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio