Compartir
Publicidad
Llega el verano y antes de usar el aire acondicionado debes limpiar los filtros ¿sabes cómo hacerlo?
Curiosidades

Llega el verano y antes de usar el aire acondicionado debes limpiar los filtros ¿sabes cómo hacerlo?

Publicidad
Publicidad

Llega el verano y comienzan a aumentar las ventas (y reparaciones) de equipos de refrigeración, ya sean aires acondicionados o ventiladores. Unas ventas que, ya lo vimos el año pasado, pueden suponer un nuevo récord si se repiten las continuas olas de calor al igual que en julio y agosto de 2016.

Conviene por lo tanto hacerse con un equipo para evitar los sofocos del verano pero sobre todo, es necesario tener en buen estado el nuestro si es que ya contamos con un aire acondicionado en casa. Porque no es sólo por cuestión de funcionamiento, sino que también el buen estado y limpieza de nuestro equipo pueden incidir en nuestra salud.

Debemos tener en cuenta que hay que limpiar nuestros equipos de vez en cuando o al menos al inicio de cada verano. Una limpieza de filtros sobre todo, la parte del mismo encargada de retener y filtrar las partículas de polvo, las esporas de moho y otros organismos que son perjudiciales para la salud y que flotan en el aire del hogar.

Los filtros, la parte fundamental de nuestro aire acondicionado
Limpieza Filtros

Si tienes al aire acondicionado a mano puede ser que ese haga uso de filtros fijos o que por el contrario sea un modelo que cuente con filtros reemplazables. En cualquier de los dos casos y atendiendo al modelo, su limpieza o cambio suele ser muy fácil.

Limpieza Filtros 2

Tan solo debes desmontar la rejilla protectora (la forma según el fabricante puede variar) y así acceder a los filtros (o filtro) que se encuentran en el interior del aparato. Si son filtros desechables, tan sólo debemos sustituirlos por otros, pero en el caso de ser filtros permanentes, debemos retirarlos y proceder con una limpieza.

Limpieza Filtros 3

Llegados al punto de la limpieza podemos optar bien por colocarlos bajo la ducha y usar jabón, estropajo o alguna esponja o sumergir el filtro en una mezcla a partes iguales de agua y vinagre destilado (similar a lo que podemos usar para quitar la cal de un hervidor) de forma que tras dejar que la mezcla actúe durante un tiempo sólo quedará el dejarlo secar al aire y proceder a su colocación.

Con este mínimo mantenimiento además vamos a lograr reducir la factura de la luz, ya que al no estar saturados los filtros no se necesita tanta energía para lograr la temperatura fijada y de paso cuidamos nuestra salud, pues la acción del vinagre ayuda a eliminar las partículas nocivas que se encuentran en los filtros tras un tiempo de inactividad.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos