Sigue a

Sugru, un material que puede revolucionar tu hogar

Organizar cables, reparar un conector de un cable que anda un poco suelto, proteger el mando a distancia del Smart Tv frente a caídas, hacer unas patitas a la consola para que refrigere mejor y no se caliente, … Hay un material que nos permite hacer todo tipo de reparaciones y darle un sinfín de usos. El Sugru es un compuesto moldeable, pero que una vez lo dejamos curar durante 24 horas presenta un aspecto parecido a la silicona y unas propiedades únicas.

El Sugru es un compuesto moldeable que está disponible en varios colores y viene en unas bolsitas selladas con distintas cantidades y con fecha de caducidad. Si guardamos las bolsas selladas en la nevera podremos extender su tiempo de vida un poco más.

Cuando lo sacamos de su bolsita veremos que es flexible y moldeable sin ningún problema, Es hora de ver qué cosas necesitamos reparar o mejorar. Podemos cortar la cantidad necesaria y darle forma y dejarlo en reposo, para lo cual tendremos alrededor de 30 minutos antes de que empiece a endurecer.

Podemos incluso utilizar moldes como estos para hacer un modelado de precisión

Pasadas 24 horas nos encontraremos con que el Sugru presenta unas propiedades totalmente diferentes. Una vez curado presenta cierta flexibilidad, por lo que es genial para recubrir cables u otros elementos que precisen cierto movimiento. También es capaz de amortiguar pequeños golpes o impactos, por lo que puede que quieras recubrir ese mando a distancia que siempre se te escapa de las manos. Además Sugru presenta propiedades adhesivas, pegándose al aluminio, acero, cerámica, cristal, madera y otros materiales.

Podemos usarlo como impermeabilizante, ya que lo que tenemos es una especie de silicona moldeable que permanecerá en su forma actual una vez cure. Pero es que además es capaz de soportar temperaturas que van de los -50°C a los +180°C sin endurecerse ni reblandecerse. Y, una vez curado, puede eliminarse de materiales no porosos fácilmente.

El Sugru está disponible en rojo, amarillo, negro, blanco, azul. Lo cual no significa que tengamos que limitarnos a dichos colores, ya que mezclando los mismos podremos conseguir una amplia gama de colores diferentes.

ejemplo de colores y las proporciones que necesitamos para conseguirlos

Probando el Sugru

Sugru nos mandó unas muestras para poder realizar esta entrada y ponernos con las manos en la masa (nunca mejor dicho). En una bolsa con instrucciones y pistas de uso en un cartón que la rodea, nos encontramos con 8 mini packs de 5 gramos de producto en cada uno y disponibles en varios colores (2 rojos, 2 amarillos, dos azules, un negro y un blanco). Cada sobrecito es un poco más pequeño que un sobre de ketchup, para que os hagáis una idea de la cantidad.

Sugru recomienda una serie de pasos, ya que una vez abierto el sobrecito, tendremos unos 30 minutos antes de que empiece a curar el producto. Así, nos lavamos bien las manos, abrimos la bolsa de Sugru y empezamos a modelar. Recomiendo que trabajemos en una mesa de cristal o similar (ya veréis por qué), y que tengamos a mano un poquito de agua con unas gotas de lavavajillas.

Modelando Sugru para hacer unas patitas para la Raspberry Pi

Una vez amasado y modelado el producto, separamos las distintas partes a usar en varios usos. Con los 5 gramos he reparado un mando a distancia que estaba roto, he hecho cuatro patitas de silicona para la caja de la Raspberry Pi que cubren cuatro imanes de neodimio, lo que me permite colgar la Raspberry Pi de superficies metálicas sin miedo a arañar o a perder los imanes. Y me ha sobrado un poquito de producto para reparar un cable de iPod.

Patitas de Sugru

Si queremos que el resultado quede liso, nos mojamos los dedos en el agua con jabón y damos forma al material. De lo contrario se pegará a los dedos y se marcarán las huellas dactilares. También podemos usar la mesa de cristal con un poco de agua y jabón para alisar y aplanar el material. Así, las cuatro patitas han quedado perfectamente planas. Antes de lavarnos las manos, nos limpiamos con unas servilletas de papel o toallitas húmedas, saliendo todo el producto perfectamente.

Esto es lo que da de si un sobrecito de Sugru de 5 gramos

Una vez curado, el producto queda como un plástico muy agradable al tacto y que cumple con creces sus funciones. La verdad es que es increíble la cantidad de usos que podemos darle. Y si nos falta inspiración sobre qué usos podemos darle al Sugru, sólo tenemos que ir a su página web, donde encontraremos una infinidad de usos para el mismo. Recomendado.

Desde aquí dar las gracias a Suki Ferguson de Sugru por mandarnos las muestras para esta revisión.

Más información | Sugru
Vídeo | YouTube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios