Sigue a Xataka Smart Home

SAI

Hoy en día las instalaciones eléctricas suelen estar lo suficientemente buenas como para no sufrir apagones por falta de potencia o algún enchufe o cableado en mal estado. Aún así siempre existen motivos ajenos a nuestro hogar que podrían provocar un corte en el suministro eléctrico.

En esos casos es importante para determinados aparatos contar con algún accesorio que evite males mayores. Me estoy refiriendo al uso de un SAI (sistema de alimentación ininterrumpida) para nuestro ordenador. Una perdida repentina de electricidad puede causar importantes daños en el funcionamiento de nuestro equipos. Especialmente en los equipos de sobremesa pues en portátiles, a menos que retiremos la batería, estos no se ven afectados. Y por supuesto, si nuestra red sufre problemas de sobretensión y cortes de forma frecuente es obligado sí o sí.

¿Qué es un SAI?

Los SAI o también llamados UPS son sistemas de alimentación ininterrumpida que proporcionan energía eléctrica en momentos donde la red deja de proporcionarla por diversos motivos. Así, nos da tiempo para poder apagar el sistema conectado a él y evitar que sufra daños. Para ello hacen uso de baterías internas donde almacenan la energía que liberarán cuando sea necesario.

Existen tres tipos diferentes según su forma de funcionamiento: off-line, incline y on-line. El más común para el uso en el hogar es el off-line. Este tipo de SAI reciben alimentación de la red eléctrica y almacenan en una batería interior la misma para comenzar a generar suministro eléctrico en el momento de que surja algún problema.

¿Qué debo buscar en un SAI?

SAI

Pues depende mucho del tipo y número de dispositivos que vayamos a conectar al mismo. Normalmente, como digo, se suele usar para proteger ordenadores aunque hay quien también lo usa para conectar un NAS o incluso la vídeoconsola y equipos de sonido.

Importante es la capacidad de autonomía que nos dará llegado el momento de usarlo. Para eso la capacidad de carga de la batería será clave. Evidentemente a mayor carga mayor precio. Aun así, con que nos permite unos 10 o 15 minutos de autonomía tendremos tiempo más que suficiente para apagar el equipo, guardando todo el trabajo que estuviésemos haciendo.

Otras características son las conexiones extras que incluye. En algunos modelos además de dos conectores (entrada y salida) RJ11 para proteger los dispositivos telefónicos se incluye un puerto USB o entrada de red que permite, a través de un software, estar en contacto con el SAI y conocer en todo momento su estado para ser capaz de apagar el equipo automáticamente en caso de sufrir un corte del suministro eléctrico, sin necesidad de que el usuario interacture.

Algunos modelos también cuentan con otras características como pantallas donde mostrar información adicional aunque para mí personalmente ya sea algo menos importante. Sí es útil que cuenta o sea sencillo sustituir la batería por nosotros mismos aunque, a menos que sea un fabricante reconocido, cuando empiece a fallar igual nos sale más rentable comprar uno nuevo. Y por último que sea silencioso, prestar atención al posible ruido que genere el o los ventiladores.

Precios y modelos

Como en todo, la oferta de este tipo de dispositivos es muy amplia. Tenemos SAI por unos 60 euros hasta sistemas muchos más avanzados que tal vez se escapen del presupuesto de la mayoría. Si os decantáis por hacer uso de uno podéis ir a vuestra tienda de informática habitual y seguro que allí os recomiendan una buena opción.

Yo he probado modelos del fabricante Trust y no he tenido problemas pero también están los de APC, Eaton, Salicru o Circutor entre otros.

En Xataka Smart Home | Cinco accesorios para complementar tu Smart TV

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios