Compartir
Publicidad

El agua es responsable de un tercio de los siniestros en el hogar y los seguros no cubren el 100% de los daños

El agua es responsable de un tercio de los siniestros en el hogar y los seguros no cubren el 100% de los daños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una fuga, un grifo mal cerrado o una tubería picada pueden depararnos una desagradable sorpresa a la vuelta de unas vacaciones o tras un largo día de trabajo. Después, llegan los partes al seguro, las quejas del vecino y jornadas de papeleos interminables. El agua está detrás de buena parte de los siniestros en el hogar y las pólizas no siempre cubren todos los daños. A la hora de prevenir y disminuir riesgos, la tecnología y las smart homes empiezan a jugar un papel central.

Las averías y daños más comunes

¿Una avería por agua? A mí nunca me sucedería. Así piensan dos de cada tres europeos y, sin embargo, más de la mitad sufrirá algún daño por fugas de agua a lo largo de su vida. En España, el año pasado, un 30,1% de los siniestros en el hogar comunicados a los seguros fueron causados por agua, tal como indican los datos de Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA).

Las causas principales de las averías son las filtraciones por lluvias, goteras, humedades y mal estado de las tuberías. Según la Organización de Consumidores y Usuarios, la OCU, los fallos humanos también están detrás de muchos siniestros. Es más, el accidente más habitual en los hogares se produce por olvidarse de cerrar el grifo o porque éste tenga fugas.

goetera perdida grifo

Las averías por agua pueden causar todo tipo de daños, que no siempre son cubiertos al 100% por las pólizas de seguros de hogar. Estos pueden ir desde simples desperfectos en muebles hasta electrodomésticos averiados pasando por destrozos en paredes y suelo o siniestros en otras viviendas, que se traducen en goteras o humedades en las casas de nuestros vecinos.

Y esto es lo que nos cuestan

Volviendo sobre los datos de ICEA, en 2016, los incidentes causados por agua acapararon el 35,9% del importe siniestral total en el hogar, es decir, las cantidades máximas a indemnizar al asegurado. Este porcentaje es más del doble del generado por robos (14,1%) y el triple de las roturas de cristales (10,6%).

Según un estudio de Grohe, en España, las aseguradores se harían cargo de casi un 70% de los daños producidos por agua

En España, en promedio, el coste de las averías por agua es de 712 euros, de los cuales las aseguradoras se hacen cargo de 490. Son datos del último informe del proveedor alemán de accesorios sanitarios y soluciones de agua, GROHE. Según la firma, la situación en nuestro país está mejor que en otros estados europeos, donde la media de daños se sitúa en 2.300 euros y las aseguradoras se hacen cargo de unos 1.400.

Además, en el 43% de los siniestros por agua declarados en 2016, los seguros abonaron directamente el coste de los daños, por el 20% de media en Europa. Sin embargo, a pesar de los datos positivos, los usuarios deben tener en cuenta todos los supuestos en los que las aseguradoras intentarán no pagar en caso de siniestro.

Lo que los seguros no cubren

Aunque los detalles de cada póliza multirriesgo para el hogar varían, existe una serie de aspectos que los seguros no suelen cubrir. Tal como recoge la asesoría Lupeando, estas son las exclusiones más comunes en caso de siniestros de agua.

  • La reparación de grifos, llaves de paso, elementos sanitarios y sus accesorios. Habitualmente, se pagan los daños provocados por el agua, pero no se cambian los elementos que han causado la inundación.
  • La corrosión y los daños en las tuberías o conducciones de la vivienda.
  • Los costes de desatascar, limpiar, reparar o sustituir tuberías, sumideros, arquetas y cualquier tipo de canalización.
  • La localización de fugas o averías que no estén causando perjuicios directos en la vivienda.
  • Los daños en tuberías, conducciones o depósitos causados por congelación.
tuberias reparacion

Además, es muy importante el tiempo transcurrido entre la avería y el parte al seguro. Aunque depende de la póliza, no se suelen cubrir las consecuencias derivadas de no cerrar las llaves de paso en una vivienda que esté vacía durante más de ocho días.

La prevención, qué hay que tener en cuenta

A la hora de evitar costes excesivos y reducir riesgos, lo mejor es prevenir y mantener bajo control nuestras instalaciones. Para ello, lo primero es tener en cuenta cuatro consideraciones específicas que se dan en los siniestros causados por agua.

  • El problema casi siempre está en las tuberías. Aunque algunos incidentes se produzcan porque nos hemos dejado un grifo abierto, hasta el 65% de los siniestros se originan en tuberías rotas o en mal estado, según el informe de GROHE.
  • Es difícil anticipar dónde y cuándo se va a producir el accidente. Las tuberías y las tomas de agua están por toda la casa, por lo que los problemas pueden sobrevenir en cualquier momento y lugar.
  • No menosprecies una pequeña gotera. Una fuga, por mínima que sea, puede acabar causando daños graves a la larga. Aunque no los notes en un principio, no subestimes el poder de una gotera.
  • La rapidez de acción es esencial. Nada más producirse una fuga, el agua empieza a empapar suelos y paredes. Acabar con ella y secar los desperfectos lo antes posible ayudará a minimizar los daños. Además, como hemos visto antes, la rapidez también es importante a la hora de dar parte al seguro.

Smart también es ahorro

En 2020, habrá más de 20.000 millones de objetos conectados a Internet. Según la consultora Gartner, la gran mayoría serán objetos cotidianos, de uso particular, y una buena parte estará en nuestras casas. La revolución del Internet de las Cosas está en ciernes y el hogar inteligente empieza a ser una realidad.

¿Y qué va a conseguir una smart home? Pues que mejoremos la eficiencia energética de nuestra casa, optimicemos las tareas domésticas o reforcemos la seguridad. Y, también, que nos olvidemos de disgustos y gastos imprevistos por averías causadas por agua con soluciones como la que acaba de presentar GROHE. Con GROHE Sense y Sense Guard, las fugas, los grifos mal cerrados o las tuberías corroídas ya no volverán a pillarnos por sorpresa.

Grohe Sense Sense Guard 01

Un sensor que nunca descansa

El primer pilar de este sistema inteligente es un sensor conectado a Internet que vigila el hogar ante averías imprevistas de agua. GROHE Sense se puede colocar en cualquier lugar de la casa y se encarga de avisar – mediante señales sonoras y luminosas y alertas al móvil – de una humedad excesiva o de la presencia de agua. Así, si no estamos en casa y, por ejemplo, la lavadora tiene una fuga, podremos reaccionar inmediatamente evitando trastornos mayores.

Además, esta solución minimalista monitoriza la temperatura, previniendo posibles congelaciones en las tuberías. Pero, sobre todo, es inteligente. GROHE Sense cuenta con un algoritmo de autoaprendizaje que asegura que todas las acciones se adapten a la situación de cada hogar.

Un controlador inteligente

El segundo pilar del sistema GROHE es Sense Guard. Este sensor inteligente se instala en el propio sistema de tuberías y detecta roturas o pequeñas fugas. Gracias al sistema AquaBlock, es capaz de cortar el suministro de agua automáticamente (o de forma manual a través del smartphone).

Los dos sensores de GROHE tienen, además, otra cara no tan relacionada con la prevención de accidentes. Al controlar 24 horas al día el sistema de agua del hogar, permiten conocer con detalle cómo es el consumo de cada familia. Los datos pueden contribuir a mejorar la eficiencia e incrementar el ahorro a final de año.

Grohe Sense Guard 09 2

El control, en tu mano

Por último, el tercer pilar del sistema GROHE es Ondus App, una aplicación móvil disponible para iOS y Android. Permite, desde el smartphone, controlar todos los dispositivos y sensores, incluso en diferentes viviendas, monitorizar la humedad, la temperatura y el sistema de tuberías, y tener acceso a todos los datos en tiempo real.

El universo del Internet de las Cosas y la smart home solo empieza a dar sus primeros pasos. Los resultados, sin embargo, ya muestran todo el potencial que las soluciones inteligentes pueden tener para mejorar nuestra calidad de vida, reducir los riesgos en el hogar y, quizá lo más importante, ayudarnos a ahorrar y a ser más eficientes.

Imágenes | iStock.com / cesaria1 / DenBoma

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos