Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Televisores curvos: la guía a fondo de cómo funcionan

Televisores curvos: la guía a fondo de cómo funcionan
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

La última tendencia que nos hemos encontrado dentro del mundo de la televisión son las pantallas curvadas. ¿Qué nos ofrecen estos nuevos televisores y en qué tenemos que fijarnos si queremos comprarnos uno? Esta es la pregunta que queremos responder con la guía a fondo de cómo funcionan los televisores curvos para saber todo lo necesario y decidir entre un televisor de este tipo y uno plano.

La apuesta de esta tecnología va un paso más allá de la calidad y busca mejorar la experiencia que vivimos delante del televisor, haciendo que sea más parecida a lo que podemos tener en una gran sala de cine, donde estamos "metidos" en la película. ¿Queréis saber cómo lo consiguen?

Los televisores curvos y la experiencia inmersiva

La calidad de imagen en los últimos años es una de las mejoras técnicas de los televisores. Hemos pasado de tener la resolución PAL de 720 x 576 px. a las teles UHD con 3.840 x 2.160 px. Por eso muchos se pregunta si hemos llegado a una calidad tal, que el ojo humano ya no es capaz de apreciar la diferencia mejora. Por eso la tele curva, además de este aspecto técnico busca generar en el espectador una experiencia única de visionado.

La experiencia inmersiva que nos proponen de los televisores curvos

Los nuevos televisores curvos crean un efecto panorámico que favorecen esta experiencia inmersiva. Ello se debe al aprovechamiento de los conocimientos sobre el estudio biológico del campo de visión, donde el ojo humano es capaz de tener un visionado más completo sobre una pantalla curva que sobre una plana. En este caso el ejemplo que tomaríamos para ver el efecto inmersivo de este tipo de pantallas sería por ejemplo el de un planetario, que tiene una gran pantalla curvada de proyección, o en las salas de cine, donde esta pantalla también es ligeramente curvada, sólo que extrapolado a una distancia de visualización menor.

Nuestros ojos están a la misma distancia de todos los puntos de la pantalla, algo tan sencillo como esto, cambia nuestra forma de ver el televisor, tal y como lo conocíamos hasta ahora. Disfrutamos de una menor distorsión trapezoidal de las imágenes, debido a la perspectiva en una pantalla plana no será totalmente rectangular, sino que tiene una perspectiva trapezoidal. Las teles curvas reducen este efecto hasta en un 50% y tenemos una visión más real de la imagen.

Gracias a la curvatura de la pantalla vamos a tener menos reflejos del exterior. En el hogar el televisor está en un ambiente con luz natural o eléctrica, ya que la mayoría de las veces no disfrutamos condiciones de oscuridad absoluta. Esto hace que además suframos menos fatiga ocular, por lo que teniendo en cuenta la cantidad de horas que pasamos de nuestra vida delante del televisor acaba por agradecerse.

Debido a esta cuestión, los televisores curvos no necesitan que el brillo sea tan alto respecto a una televisión de pantalla plana de similares condiciones. En este sentido, la consecuencia directa es que tendrán un consumo eléctrico inferior, algo que no es despreciable en un aparato que está muchas horas al día conectado.

La tecnología que hay detrás de los televisores curvos

La tecnología detrás de los telelevisores curvos

Para ayudar a conseguir el efecto inmersivo, se ha desarrollado el Auto Depth Enhancer, responsable de conseguir una mayor profundidad en la escena y que el contraste de imágenes sea perfecto. Y es algo que se aprecia cuando nos sentamos delante de un televisor curvo. Te ves automáticamente transportando dentro.

Para resumirlo mucho, se trata de ofrecer una experiencia similar a la que tendríamos con el 3D, pero con la comodidad de no tener que usar la gafas. El resultado es una imagen mucho más real gracias a esta tecnología, que nos ayuda a entrar en esta experiencia inmersiva en los televisores curvos.

Por lo que respecta al color, el PurColour es otra de las tecnologías que ofrece un total de 192 tonalidades por color, lo que para el espectador supone una imagen más nítida y realista, sobre todo si lo comparamos con un televisor convencional que tiene unos 27 puntos de ajuste de color. De esta manera tenemos la imagen tal y como la pensó el director de fotografía, sin necesidad de abusar de la saturación, ofreciendo escenas más cercanas a la realidad.

El resultado de todo este esfuerzo tecnológico es que veremos mejor un televisor curvo, más allá de la tecnología, la percepción real del espectador que está delante de uno de ellos es lo que reflejaron por ejemplo la mayor parte de los visitantes en la última feria del CES, para los que en un 72% de los casos la calidad de imagen mejoraba la de los televisores con pantalla plana.

Todos queremos un televisor curvo

Precisamente porque nos gusta estar a la última en tecnología, lo cierto es que todos queremos un televisor curvo, no sólo por la experiencia inmersiva, sino porque incorpora los últimos avances en tecnología audiovisual como hemos visto, disfrutando el tiempo que pasamos delante de ellos como nunca hasta ahora.

Por último, hay un aspecto que me gustaría destacar, que no es otro que el punto dulce, o el lugar perfecto de visualización donde apreciamos todas las ventajas del televisor curvo. Aquí donde otros ven inconvenientes, para el hogar a mi me parece una ventaja, porque todos tenemos nuestro sitio para ver el televisor, "el sitio" de visualización perfecta que nos gusta y ahora podremos entrar de lleno en la experiencia inmersiva que nos proponen.

En Espacio Samsung

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos