Sigue a

Philips Original Radio

Hace unos meses Philips presentaba la Original Radio, un nuevo modelo de radio y base para smartphones inspirada en su ya clásico equipo Philetta 254 de 1955.

Hemos tenido la oportunidad de probar a fondo uno de estos modelos durante varios días, así que a continuación os contamos nuestras impresiones.

Presentación, diseño y acabado

La Original Radio de Philips se presenta en varias configuraciones diferentes, dando lugar a un total de cinco modelos, cada uno con funcionalidades distintas:

  • Philips Original Radio ORD7300: DAB+, FM radio, dock para iPod e iPhone, trasera de aluminio.
  • Philips Original Radio OR7200: DAB+ y radio FM.
  • Philips Original Radio ‘Cream’ ORD7100C/R: FM radio, dock para iPod e iPhone, trasera de aluminio.
  • Philips Original Radio ‘Dark Wood’ OR7000: FM/LW/MW radio

Nosotros hemos probado el modelo ORD7300, el más completo de la gama que cuenta con sintonizador de radio FM, digital DAB+ y con conector para iPod y iPhone.

La Original Radio viene en un formato compacto y robusto con un bonito diseño de estilo retro acabado en madera en su parte superior y laterales.

Philips Original Radio

El frontal tiene una amplia tela de color negro que esconde los altavoces, bordeada por un acabado de textura metalizada en cuya parte inferior podemos encontrar la base para conectar los terminales de Apple, los mandos de la radio y una pequeña pantalla LCD en la que se muestra información sobre las emisoras, la fuente de audio y el reloj.

Bajo la tela tenemos una sutil línea de LEDs que crea una bonita luz blanca que nos recuerda a las radio de antaño. Además, se complementa perfectamente con el tono azulado de los caracteres de la pantalla LCD, dándole al conjunto un aspecto bastante elegante.

Philips Original Radio

En la parte trasera podemos encontrar una rejilla de aluminio perforada, la antena metálica desplegable, así como las conexiones eléctricas y analógicas de 3,5 mm para conectar un reproductor de audio externo que no sea compatible con el dock de Apple.

Philips Original Radio

En la caja encontramos, además del manual de instrucciones, dos cables eléctricos (VDE y UK), un pequeño cable con conectores jack de 3,5 mm en ambos extremos y un pequeño mando a distancia para controlar funciones como volumen, cambio de fuente de audio, cambio de emisora, etc.

Especificaciones técnicas

La Original Radio de Philips cuenta con dos altavoces de dos vías (medios-graves de 3 pulgadas más un tweeter) amplificados por 10 vatios cada uno y dispuestos en configuración bass-reflex para mejorar las frecuencias graves.

La base para smartphones es compatible con los modelos iPod touch, iPod classic, iPod nano, iPod mini, iPhone 3G, 3GS, 4 y 4S.

El resto de las especificaciones son:

  • Bandas del sintonizador: DAB (Banda III)
  • Rango de frecuencias: (FM) 87.5-108 MHz
  • Presintonías: 30 (DAB), 30 (FM)
  • Dimensiones del producto (An x Pr. x Al.): 330 × 150 × 163 mm
  • Entrada de audio (3,5 mm): SÍ
  • Antena: Antena FM (75 ohmios)
  • Sintonización automática digital: SÍ
  • DAB: pantalla de información, menú, escaneado inteligente

Entorno y temas musicales para las pruebas

Vamos a probar la radio en una sala de 25 metros cuadrados bien aislada del exterior y sin ruido ambiente, en la que habitualmente tenemos una recepción normal-buena de las emisoras de radio FM más populares.

Philips Original Radio

Nuestra fuente de audio Mp3 será por un lado un iPod de tercera generación conectado a la base, así como un ordenador con tarjeta de sonido Asus Xonar Dx conectado mediante un cable a la entrada jack de 3,5 mm.

En cuanto a los temas musicales escogidos, serán de lo más variado, tratando de abarcar un amplio rango de estilos, todos ellos en formato WAV y FLAC sin pérdidas (mp3 a 320 Kbps cuando no quede más remedio).

Comienzan las pruebas

Enchufamos la radio y presionamos el botón de encendido seleccionando como fuente de audio la radio FM. Una vez desplegada completamente la antena buscamos algunas de las emisoras que mejor se reciben en la sala de pruebas y comprobamos cómo la recepción es bastante buena, aunque un poco peor que la obtenida por nuestro receptor A/V Onkyo TX-SR806, quizá porque éste cuenta con una antena de mayores dimensiones que la radio de Philips.

Si cambiamos al modo de radio digital DAB, la sintonización empeora, escuchándose artefactos digitales casi de continuo. Así que procedemos a mover la radio de posición y acercarla a una ventana con lo que los problemas de recepción desaparecen un poco aunque no totalmente. Este es un problema achacable a la falta de cobertura de las emisoras DAB que si vivís fuera de los grandes núcleos urbanos (en mi caso a 30 Km de Madrid) seguramente sufriréis con este y otros sintonizadores similares.

Dejando de lado la parte de sintonización, nos fijamos ahora en la calidad del audio. Lo primero, señalar que la diferencia de ganancias entre la parte de recepción FM y el resto de entradas es bastante considerable. Para que os hagáis una idea, las emisoras FM las escuchábamos a un nivel de volumen de entre 10 y 12 (el máximo es 30), mientras que para obtener la misma presión sonora desde el conector analógico auxiliar debíamos subir hasta 20 o 24 (con la fuente de audio siempre al máximo de volumen).

Esto no es que sea un problema, pero deberíamos tenerlo en cuenta si vamos a estar cambiando de fuente de audio para no llegar a estropear los altavoces cuando pasemos a modo radio desde el modo de audio externo por ejemplo.

El sonido de la Original Radio es todo lo bueno que podemos esperar de un equipo compacto con altavoces para graves que no llegan a 4 pulgadas. Los medios y agudos son bastante nítidos. La disposición centralizada de los tweeters ayuda a obtener un sonido muy localizado, aunque perdiendo un poco de espacialidad sonora.

Los graves vienen ayudados por la configuración bass-reflex, permitiéndoles bajar sin problemas de distorsión hasta frecuencias de unos 80 Hz, punto a partir del cual se nota un cierto empeoramiento del sonido si subimos el volumen del amplificador hasta niveles elevados. Me estoy refiriendo a esa típica sensación de que los altavoces y la caja acústica ya no dan mucho más de sí y empiezan a retumbar.

A volúmenes medios y bajos dicha sensación desaparece, ayudada posiblemente por la robusta caja acústica de los altavoces, que permite mantener unos graves de calidad siempre que no queramos un volumen excesivo. Con excesivo me refiero a un volumen que llene la sala por completo (en nuestro caso de 25 metros cuadrados), algo para lo que la Original Radio no está pensada.

Philips Original Radio

Señalar que aunque en la base de la radio se han instalado dos tiras de goma para minimizar el acoplamiento con el mueble en donde la situemos, no está de más que elijamos uno que no tenga partes huecas, ya que hará que el sonido resultante sea más retumbón, empeorando la calidad final percibida.

En cuanto al comportamiento del resto de elementos de la radio, decir que son correctos. Los controles principales funcionan perfectamente girándolos sin esfuerzo, así como el pequeño mando a distancia, que nos permitirá variar las funciones del equipo desde la otra punta de la habitación.

Philips Original Radio mando a distancia

Conclusiones finales

Philips nos ha traído un dispositivo compacto con aires nostálgicos que nos acerca el pasado de la radio a la tecnología más actual. El diseño retro le da un aire elegante que embellecerá la zona del salón en la que coloquemos el equipo, sobre todo en condiciones de baja luz ambiental, ya que los LEDs de la Original Radio cuando estamos prácticamente a oscuras son de los más inspiradores.

Philips Original Radio

La función de sintonización FM es buena o muy buena. Sin embargo si queréis usar la de sintonización digital DAB tendréis que aseguraros antes de que en vuestra zona hay cobertura suficiente, de lo contrario no os servirá de nada.

La reproducción de música desde fuentes externas es también correcta. Quizá le podamos echar en falta algún sistema de conectividad inalámbrica o cableada para la reproducción en streaming, que por otra parte también habría encarecido el precio del producto (el modelo ORD7300 sale por 229,99 euros IVA incluido).

En cuanto al sonido, como ya he comentado antes, es todo lo bueno que podemos esperar de un equipo compacto de tamaño reducido. Podríamos clasificarlo como de alta fidelidad hasta volúmenes medios, punto a partir del cual empieza a empeorar ligeramente. No llega a distorsionar en exceso aunque giremos el mando del volumen al máximo, pero si notamos como la sensación sonora ya no es la misma.

De todas formas, creo que la intención de Philips no ha sido crear un equipo de alta fidelidad con el que escuchar nuestros temas más audiófilos, sino más bien un sistema compacto con el que disfrutar de nuestra música de fondo, o la radio mientras estamos haciendo otras cosas en casa.

Philips Original Radio

Si este último es el uso que le pensáis dar, la Original Radio será una buena compra, sobre todo si tenéis un lugar visible en la sala en la que colocarla, ya que su aspecto externo es de lo más decorativo.

Ver galería completa » Philips Original Radio (12 fotos)

Más información | Philips

La Original Radio ha sido cedida para la prueba por Philips. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios