Sigue a Xataka Smart Home

PRIMA Cinema

Las críticas más comunes que se suelen hacer a los servicios de vídeo bajo demanda son por una parte que no mantienen la calidad de los formatos originales (sufren compresiones en imagen y sonido para poder ser transmitidas por Internet), el elevado precio y sobre todo que las películas que nos ofrecen llegan con varios meses de retraso con respecto a los estrenos en cine.

Para solucionar dos de estos problemas nació PRIMA Cinema, una empresa que ofrece un sistema de lujo para personas con amplios recursos económicos que quieren disfrutar de los estrenos de cine en sus casas el mismo día de su lanzamiento. ¿En qué consiste?

Pues muy sencillo, se trata de un dispositivo instalable en un rack de 19 pulgadas que se conecta a una red privada de la empresa para descargarse vía Internet la película que se quiera ver y que acabe de ser estrenada en cines y reproducirla posteriormente en nuestra sala de home cinema.

PRIMA

PRIMA Cinema: Calidad y funcionamiento

Aunque en su web no explican exactamente qué formato de vídeo se usa, señalan que mantiene completamente la fidelidad del original, mejor incluso que en las copias de Blu-Ray. Tiene una resolución de 1080p, profundidad de color de 10 bit, funciona a 24 fotogramas por segundo y puede reproducir películas en 3D. En cuanto al sonido, es multicanal 7.1 en formato PCM (sin compresión) o Dolby TrueHD.

Una vez la película se ha descargado al reproductor (se recomienda una conexión de 20 Mbps o superior), puede reproducirse a través de éste, que enviará las señales de audio y vídeo por las conexiones HDMI hasta nuestro equipamiento de cine en casa.

Eso sí, previamente deberemos habernos identificado en el sistema de control biométrico que garantiza que somos los dueños del equipo y que estamos dispuestos a pagar la desorbitada cantidad económica que cuesta cada película.

PRIMA Cinema

¿Desorbitada? Pues sí, ya que cada película que se compre con este sistema cuesta 500 dólares, cifra relativamente pequeña si la comparamos con los cerca de 20.000 dólares que nos pedirán por el equipo, su instalación y el acceso al catálogo de la empresa, algo sólo apto para auténticos amantes del cine sin problemas de hipotecas.

Más información | PRIMA

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios