Compartir
Publicidad

En qué casos conviene usar un disco duro dedicado para las fotos. El ejemplo práctico de Canon

En qué casos conviene usar un disco duro dedicado para las fotos. El ejemplo práctico de Canon
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las cámaras de fotos se han convertido prácticamente en uno de nuestros sentidos, junto con la vista o el oído. Puede parecer una metáfora un tanto exagerada, pero la realidad es que las cámaras son un elemento cotidiano en nuestro día a día como refuerzo para nuestra memoria, sea en forma de fotos o de vídeos.

El problema llega a la hora de gestionar estas fotos y vídeos capturados con nuestras cámaras, ya sean compactas, SLR o las de los smartphones. Sin una rutina bien definida para gestionar esos contenidos, lo más probable es que acabemos teniendo fotos repartidas por el ordenador de sobremesa, el portátil o en diferentes tarjetas de memoria SD o Compact Flash. O peor aún, sin que sepamos qué fotos tenemos en cada ubicación o soporte.

Escenarios como el de ir a coger la cámara y darnos cuenta de que la memoria está casi llena son más frecuentes de lo que podamos pensar. En un caso de este estilo, la táctica de emergencia suele ser la de volcar las fotos y los vídeos en el primer ordenador que tengamos a mano. Y al cabo de una semana, si queremos recuperar esas fotos y vídeos puede que ni recordemos dónde están.

Otro escenario típico, que enlaza con el anterior, es el de ir a buscar una foto o un vídeo concretos y no ser capaces de encontrarlos. Si perdemos la pista acerca del lugar donde hemos volcado los contenidos de una tarjeta de memoria o la de fotos y vídeos concretos, podemos pasarnos horas buscando en nuestros ordenadores, discos externos o en tarjetas de memoria.

Memory Cards

La solución pasa por simplificar y unificar procedimientos, eliminando el número de pasos necesarios para transferir las fotos y los vídeos desde las cámaras, así como minimizando el número de dispositivos implicados en estas tareas. Llegados a este punto, la solución ideal para usuarios finales es la de centralizar el almacenamiento de las fotos en una sola unidad de disco.

Es conveniente diferenciar entre usuarios finales y usuarios “pro”/entusiastas. Estos últimos, salvo excepciones, no tendrán problemas en usar uno o varios discos duros, junto con uno o varios ordenadores (cuanto más potentes, en general, mejor) para editar imágenes o vídeos con programas avanzados. Los usuarios “de a pie”, por su parte, preferirán soluciones mucho más amigables y transparentes.

Una estrategia centralizada

Una línea de actuación para racionalizar la gestión de nuestros vídeos y fotos pasa, como decíamos antes, por centralizar el volcado de las fotos y los vídeos en un único disco. Hasta aquí, nada nuevo ni milagroso, y para ello ya existen soluciones, como dedicar un único ordenador a esa tarea configurando una carpeta exclusivamente para fotos y vídeos. O mejor aún, usar un único disco duro externo para almacenarlos.

Un paso más allá es dotar de conectividad a ese disco duro externo, con lo que daríamos el salto a los NAS (Network Attached Storage o almacenamiento conectado en red), o integrar en el propio disco tecnología para conectarlo directamente a una televisión y así poder ver las fotos o los vídeos sin necesidad de ordenador, con lo que tendríamos un disco duro multimedia.

Synology Diskstation Ds716 Two Bay Nas 1200690

Si bien son fórmulas correctas y de utilidad, presentan algunos puntos débiles de cara a un uso "smart" en un escenario de hogar conectado, como el de la transferencia de las fotos y los vídeos desde la cámara hasta la unidad. En un disco duro externo sin más, para esta tarea tenemos que conectar la cámara y el disco a un mismo ordenador y pasar las fotos de la primera al segundo en un proceso incómodo y lento donde los haya.

Para unidades NAS, o para discos multimedia con ranuras para tarjetas de memoria el proceso se simplifica, pero en general habrá que “pegarse” con opciones que no siempre son fáciles de configurar, como definir nombres para las carpetas, especialmente si para ello contamos únicamente con un mando a distancia, o configurar el NAS o el disco correctamente para que se integre en la red de casa.

Otro elemento de la experiencia de usuario que no está del todo resuelto cuando usamos un disco duro externo o un NAS, es el de la visualización de las fotos y los vídeos. En un ordenador contamos con una pantalla para ello (aunque pequeña comparada con la de la tele). En un disco duro convencional o un NAS la situación es peor aún. Desde ciertos televisores "Smart TV" se podría acceder al NAS conectado, o usar sus puertos USB para (con suerte) ver los contenidos del disco, pero el proceso no es evidente ni fluido.

Canon Usb Tv

Los discos duros multimedia, en general, sí que se pueden conectar a la tele a través de conexiones como HDMI. Pero no siempre es tan evidente ponerse a ver las fotos que hemos guardado en la unidad externa y carecen de otras funcionalidades deseables para una gestión de fotos centralizada como las relacionadas con compartir las imágenes y los vídeos en redes sociales, o la impresión, que añaden otra dimensión más a la experiencia de disfrute de nuestros contenidos capturados con alguna de las cámaras que haya en casa.

Usar servicios cloud como Flickr, Google Photos o Irista de Canon, entre otros, es otra opción posible para centralizar el almacenamiento de fotos, aunque a pesar de que las cámaras integran tecnologías de conectividad, en la práctica es preciso pasar por un sistema de almacenamiento local como paso previo a la sincronización de las fotos y los vídeos con Internet.

Irista De Canon

La solución de Canon para el hogar conectado

De todas las opciones clásicas posibles para centralizar el almacenamiento de fotos y vídeos, los discos multimedia son la propuesta óptima: permiten ver las fotos y los vídeos directamente en el televisor, así como integrar opciones más allá del mero almacenamiento de archivos. Pero estas soluciones son interesantes desde una perspectiva "smart" en tanto en cuanto sean muy fáciles de usar, reduciendo al mínimo los pasos necesarios para llevar las fotos a la unidad y para acceder a ellas.

Canon, para su unidad de almacenamiento Connect Station CS100, que al comprarla ahora tiene de regalo un HDbook mientras dure la promoción, parte de la filosofía de los discos multimedia conectados a la tele, pero tratando de eliminar los puntos débiles de este tipo de dispositivos. Entre otros, el de la transferencia de las imágenes desde las cámaras hasta la unidad.

Otro punto donde Canon ha puesto un interés especial es de la interfaz de usuario, de modo que la práctica totalidad de la experiencia de uso de la Connect Station CS100 dependa únicamente del mando a distancia. Este punto precisa del sacrificio de algunas opciones de personalización, como la de cambiar el nombre a los álbumes de fotos que se crean a partir de las imágenes que seleccionemos, pero permite que sea muy fácil y rápido interactuar con la unidad.

09 On Eur

Además, parte de la simplificación en la interacción con la Connect Station depende del servicio cloud Canon Image Gateway: sin más que registrar la CS100 en este portal, podremos configurar desde cualquier ordenador, móvil o tableta y desde un navegador web, las opciones para compartir fotos y vídeos en redes sociales como Flickr, Facebook o Irista, por poner algunos ejemplos. De este modo, en nuestra casa y tan solo usando el mando a distancia podremos compartir fotos en Internet desde la CS100 sin teclear absolutamente nada.

Una experiencia de uso ágil y eficiente

La unidad CS100 consigue que transferir las fotos desde la cámara hasta la unidad sea extremadamente sencillo en las cámaras Canon con tecnología NFC. Tan solo acercándolas a la etiqueta en la Connect Station se inicia el proceso de descarga mediante WiFi, y una vez en la unidad, se pueden ver, compartir, transferir, borrar, buscar u ordenar.

Es un dispositivo pensado para hogares donde haya varias cámaras, en especial de Canon con tecnología WiFi y compatibles con NFC, que son las que permiten simplificar hasta el límite el proceso de transferencia. Con otras marcas y modelos las opciones para enviar los contenidos a la CS100 pasan por usar las ranuras para tarjetas de memoria, u otros sistemas a través de un navegador conectado a la dirección IP de la CS100.

Camaras Compatibles Canon

Esta unidad permite identificar y clasificar rápidamente las imágenes y vídeos por fecha y por la cámara que se usó para capturarlos. Y también permite transferir contenidos a otras CS100 instaladas en la casa de otros usuarios. Si tenemos familiares y amigos con los que compartamos fotos, el proceso se simplifica enormemente a través de la Canon Connect Station.

En el caso de que llenemos la unidad, podremos volcar su contenido en un disco externo convencional, liberando espacio para fotos más recientes. Y todo ello usando solamente un mando a distancia sobre una interfaz en pantalla simple y ágil.

Cs100 Impresora

Si tenemos impresoras compatibles con PictBridge en nuestra red doméstica, pasar a papel las fotos es también cuestión de pocos pasos y opciones usando el mando a distancia. La Connect Station está optimizada para facilitar la vida a los usuarios de soluciones Canon, eso sí. Ya sean cámaras compatibles con la transferencia NFC+WiFi o impresoras conectadas.

Es la clave de una experiencia de uso donde se ha eliminado todo lo superfluo y lo tedioso, aunque a costa de eliminar opciones más complejas. Si lo que quieres es tener un control preciso y avanzado sobre las fotos y los vídeos, lo mejor es que uses un portátil o un ordenador de sobremesa junto con unidades de almacenamiento NAS o discos externos convencionales. Pero en estos casos, un mayor repertorio de opciones supone tener que dar más pasos para completar una tarea, o usar más cables y dispositivos.

Canon Cs100 Wifi

El ecosistema de Canon alrededor de la Connect Station CS100 es ágil y eficiente. Como complemento para las cámaras de Canon con tecnología NFC+WiFi consigue reducir el uso de cables al mínimo, y también el número de pasos necesarios para manejar las fotos y los vídeos. Aprovecha de un modo inteligente la conexión de red doméstica y se maneja tan solo con un mando a distancia con unos pocos botones.

Es pequeño, discreto y conectado, pensado para estar siempre encendido esperando a recibir fotos y vídeos, o a que queramos ver, compartir o imprimir los contenidos que hayamos transferido previamente.

La importancia de simplificar

En este tipo de escenarios de ocio multimedia digital, la diferencia entre tener que completar una tarea en tres pasos, conectando cables y levantándonos dos veces del sofá, o completándola en dos, sin conectar cables y sentados desde el sofá es la de llevarla a cabo o no.

La diferencia entre tener que escribir el nombre de una carpeta en pantalla usando un mando a distancia o que lo haga el dispositivo automáticamente es la de escribir “aaa” deprisa y corriendo o que tengamos que adaptarnos a una política de nombres decidida por el dispositivo, pero coherente, ordenada e informativa.

Canon Cs100 Ciw Redes

Canon Connect Station CS100 está pensada para encajar en un flujo de ocio digital alrededor de la fotografía y el vídeo consistente en “capturar, descargar, almacenar, organizar, ver/compartir/imprimir, capturar” sin que apenas haya que hacer nada para ello. Algo que con un disco duro convencional, un NAS o un ordenador no se puede hacer sin antes pasar por un vía crucis de pasos intermedios.

La CS100, de todos modos, no es incompatible con un flujo de trabajo convencional. También podemos usar las fotos y los vídeos en ordenadores y unidades de almacenamiento convencionales, pero su mayor atractivo es el de ser un disco conectado capaz de facilitar en varios órdenes de magnitud las tareas de gestión de nuestros contenidos multimedia comparado con el uso de otras soluciones de almacenamiento externo.

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos