Sigue a

La tecnología WiDi nos permite conectar el ordenador a la tele sin cables

La tecnología Intel Wireless Display, conocida también como WiDi, nos permite conectar nuestro ordenador al televisor de manera inalámbrica. De esta manera podemos usar nuestra tele como si fuera el propio monitor de nuestro ordenador, al igual que se hace normalmente con un cable VGA o HDMI.

Instalando en nuestro ordenador (portátil o de sobremesa) el Widget Intel WiDi podremos conectarnos a nuestra tele compatible con WiDi y usarla como un segundo monitor.

Las ventajas

Gracias a la conexión inalámbrica de Intel podemos ver en nuestro televisor lo mismo que veríamos en el ordenador. Somos muchos los que tenemos un ordenador conectado a la tele para poder disfrutar de contenidos multimedia, de servicios online y prácticamente de todo lo que ofrece un ordenador. Con esta conexión inalámbrica nos ahorramos un cable y, lo más importante, no necesitamos colocar el ordenador cerca de la tele.

La conectividad entre el ordenador y la tele es automática, permitiéndonos conectar los dispositivos con un solo clic. Podemos usar la tele como monitor de nuestro ordenador o como monitor secundario, pudiendo en este último caso usar normalmente nuestro ordenador mientras estamos reproduciendo una película en la tele.

Importante señalar que no solo se recibe la imagen, también el sonido llega al televisor, como ocurre con los cables HDMI. Así mismo podremos disfrutar de los archivos multimedia en Full HD.

Los inconvenientes

Para empezar, el mayor problema que se plantea es la compatibilidad de los dispositivos con la tecnología WiDi. Nuestro ordenador deberá tener unos de los actuales chips de Intel: i3, i5 o i7. Pero esto no nos asegura que funcione, ya que solo algunos de los equipos que llevan estos chips son compatibles con WiDi.

Por otro lado deberemos conectar a la tele un dispositivo que sea compatible con WiDi para que esta reciba la señal. Algunas empresas están apostando por esta tecnología y planean integrarla en sus televisores, como ya ocurrió con el WiFi.

Y por último hay que mencionar la calidad de la señal. Aunque navegar por Internet o usar algún programa no supondrá ninguna complicación para la conectividad WiDi, cuando nos sentemos a ver una película en Full HD no tardaremos mucho en volver a conectarlo todo con cables. Si bien la reproducción a 720p es fluida, no ocurre lo mismo con la reproducción a 1080p, que va a saltos.

El futuro de esta tecnología inalámbrica dependerá básicamente de dos factores: que los fabricantes de televisores la ven atractiva y la integran en sus productos, y que amplíen de alguna manera los ordenadores compatibles con ella.

En Xataka | WiDi de Intel, así ha sido nuestra experiencia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios