Sphero

No es un periférico de entrada ni un periférico de salida. Digamos que es una mezcla rara entre ambos, que permite jugar con él, recibir notificaciones, llevarlo como si fuera un dispositivo teledirigido rodando por el suelo modificando su velocidad y dirección, podemos encender su luz y cambiar su color o apagarlo. Y probablemente sólo hemos descubierto una parte de sus posibilidades. Nos referimos a Sphero, un dispositivo diferente al resto y que viene cargado de funciones, a cual más curiosa. De acuerdo con su página web, Sphero es la primera bola robótica y sistema de juegos que puede controlarse desde un smartphone o tablet. Así, mediante el movimiento del tablet o teléfono gracias a giroscopios y/o acelerómetros del mismo, podremos desplazar el Sphero en todas direcciones. También podemos controlar unos leds que incluye en su interior, pudiendo cambiar el color de la luz que emite. Pero es que además el Sphero puede utilizarse como controlador de juegos moviendo y girando el dispositivo con nuestra mano, ya que incorpora acelerómetros y giroscopios que transmiten su movimiento via Bluetooth. Sphero es compatible con iPhone e iOS, y si en su presentación ya contaba con algunas aplicaciones curiosas, ahora acaba de revisarse su firmware y se han desarrollado nuevos juegos y programas. Así, es posible jugar al golf, moviendo nuestro iPhone como si se tratara del mango de un palo de golf, y al mover el mismo el Sphero se moverá como si lo hubiéramos golpeado. También podemos jugar a Cromo, un juego en el que tenemos que conseguir igualar el color que aparece en la pantalla girando el Sphero. Además de estos dos juegos, tenemos Last Fish, en el que tenemos que controlar un pez con el Sphero; Exile, un juego arcade de matar marcianos de los de toda la vida y con un aspecto visual estupendo, o Color Grab, un juego para varios jugadores en el que tenemos que coger el Sphero en el momento justo en el que alcanza un color determinado. También podemos jugar a echar carreras con amigos, e incluso echarlo al agua, ya que Sphero flota y podemos guiarlo mientras se desplaza por la superficie. A lo mejor os preguntáis si es seguro hacerlo. Y la respuesta es que sí, ya que Sphero no tiene ningún conector para recargar su batería. Podremos hacerlo gracias a una cuna que recarga su batería por inducción. Como curiosidad, el Sphero se colocará sólo en la cuna de carga en la posición que mejor favorezca la carga de sus baterías, independientemente de cómo lo dejemos descansando. Y esto es sólo el principio ya que, como podéis ver en los vídeos que acompañan esta entrada, es posible jugar a los bolos, billar, carrera de obstáculos, juegos de coger la bandera, etc con un poco de imaginación. Las posibilidades no se quedan ahí, ya que Sphero cuenta con un kit de desarrollo para que todo el mundo pueda crear sus propias aplicaciones. Notificaciones, control de otros dispositivos, programación para realizar acciones de forma autónoma, todo es posible. Las aplicaciones pueden compartirse además en su página web. Y los creadores de Sphero están de gira en Estados Unidos para su promoción, premiando a las mejores aplicaciones con importantes premios. El Sphero cuesta 129 dólares y ya está disponible para llevárnoslo a casa. La verdad es que estoy deseando probarlo Más información | Sphero

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 0

Actividad de la comunidad