Siemens y Haier quieren ahorrarnos detergente con sus lavadoras inteligentes

Sigue a

Lavadoras inteligentes - 1

Dosificar el detergente es, después de separar el blanco del color, una de los momentos más complicados de poner una lavadora. Hay que decidir cómo de sucia está nuestra ropa, mirar en la caja un mapa para saber la dureza del agua y luego añadir la cantidad que recomienda el fabricante, por lo que casi siempre acabamos poniendo de más, “por si acaso”.

Siemens y Haier quieren ahorrarnos ese detergente que desperdiciamos con sus lavadoras inteligentes que han presentado en IFA 2013, que incluyen un sistema de dosificación automático para conseguir lavar nuestra ropa a la perfección sin utilizar más detergente del necesario. Además, ambas tienen una calificación energética sorprendente, A+++ -50%, es decir que gastan la mitad que lo exigido por la certificación A+++.

Haier Intelius 600

Lavadoras inteligentes - 2

Además de un consumo muy reducido, de solo 98KW/años, la nueva Haier Intelius 600 incluye un sistema de dosificación Smart Dosing (con el nombre no se han estrujado la cabeza), que tiene en cuenta la dureza del agua en cada lavado, la carga de ropa y el tipo de tejido que hemos seleccionado para dosificar el detergente y el suavizante necesarios.

Para ello dispone de dos depósitos, uno de 1,3 litros para el detergente (que debe ser líquido) y otro de 0,5 litros para el suavizante. En comparación con una dosificación manual, permite ahorrar hasta 33 ciclos de lavado al año en detergente y suavizante.

Siemens iQ 800

Siemens va un paso más allá con su lavadora iQ 800, ya que su sistema de dosificación i-Dos es capaz de detectar no sólo la dureza del agua y la carga de la ropa, sino también el tipo de tejido del que se trata y la cantidad de suciedad que contiene, adaptando tanto el lavado como la dosificación a las necesidades.

Lavadoras inteligentes - 3

Esto hace que la lavadora iQ 800 sea la primera lavadora realmente automática, ya que si escogemos el programa “Auto”, simplemente deberemos colocar la ropa en su interior y darle a Start, que ella se encargará de decidir cuál es el programa adecuado en función de la carga, el tipo de ropa, la suciedad y esas cosas, así como también la cantidad de detergente y suavizante necesario. Eso sí, de separar la ropa de color de la blanca y la de algodón y sintética de la delicada no nos libra nadie, al menos de momento.

Camino de la lavadora inteligente

Sin duda estas funciones de dosificación y programación automáticas nos hacen avanzar en el camino hacia la lavadora inteligente. Si a eso le sumamos la posibilidad de conectarlas a internet (de momento solo la Siemens), y controlar el proceso desde nuestro tablet, pudiendo pausarla o programarla para una hora determinada, estamos muy cerca de lo que yo consideraría una lavadora inteligente. Ahora solo falta ver si tanta tecnología funciona bien o acabamos sacando la ropa aún sucia de la lavadora.

En Xataka Smart Home | El futuro de la casa conectada en IFA 2013

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios