Compartir
Publicidad

¿Tu router es muy feo? Escóndelo dentro en un libro antiguo

¿Tu router es muy feo? Escóndelo dentro en un libro antiguo
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Bueno, ya hemos hecho muchos esfuerzos organizando cables y decorando con ellos, pero qué ocurre si todos esos cables van a parar a un router muy feo, como la mayoría que nos ofrecen las compañías telefónicas, o simplemente queremos evitar que se vean esas luces parpadeantes que tan molestas son a veces. La solución es muy sencilla: esconde el router dentro en un libro antiguo.

El proceso es realmente fácil de llevar a cabo, tal como explica Ana María Muñoz, la diseñadora y fotógrafa que ha compartido tan buena idea en su blog (que está en inglés, aunque su nombre parezca indicar lo contrario).

Básicamente vamos a necesitar un libro de tapa dura, a ser posible bonito pero que no tenga mucho valor —podemos comprarlo en el rastro o una tienda de segunda mano— un “cutter” y un poquito de maña y paciencia.

Esconder el router dentro de un libro

Lo primero, pues, es encontrar un libro cuyas tapas midan un poco más que el tamaño de nuestro router, algo bastante fácil, ya que tienen un tamaño similar. Una vez escogido el libro que vamos a sacrificar, debemos arrancarle todas las hojas para quedarnos con las tapas. Nos ayudaremos del “cutter” y tendremos especial cuidado de no dañar el lomo, que es lo que más se va a ver.

Con el libro ya vaciado, solo tendremos que colocarlo envolviendo el router, prestando atención para dejar la antena sobresaliendo, y así no perder nuestra preciada señal. La cámara retro sobre la tapa es opcional, imagino que es para evitar que la tapa se levante, aunque eso lo podemos solucionar con un poco de celo en la parte posterior.

Esconder el router dentro de un libro antiguo

Una idea sencilla y original la de esconder el router dentro de un libro antiguo, aunque le veo algunas pegas. La primera es que la tapa puede afectar a la ventilación del router, especialmente si está apretada contra la rejilla de ventilación, que suele estar en la parte superior. Si es nuestro caso, habría que practicar algunas ranuras en la tapa para que esto no suceda.

La otra, es que dificulta un poco acceder al router para reiniciarlo —a quien no le toca hacerlo de vez en cuando— pero este detalle podemos pasarlo por alto en beneficio de lo discreto y elegante que queda ahora nuestro router sobre la mesa.

Si os ha gustado la mezcla de libros antiguos y tecnología, igual os interesa también estas bases para iPhone montadas sobre clásicos de la literatura.

Y si pasáis de manualidades pero sigue sin gustaros el aspecto de vuestro router, siempre podéis confiar en empresas como Saudi Telecom, que tiene planeado ofrecer el router-florero diseñado por Franco Marino Cagnina para aquellos que no apasiona la tecnología pero no queremos renunciar a la decoración.

Modem florero

Vía | Anamu
En Xataka Smart Home | Tambour, la mesa que esconde enchufes y cables con elegancia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos