Compartir
Publicidad

Altavoces direccionales, perfectos para no molestar a los vecinos

Altavoces direccionales, perfectos para no molestar a los vecinos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque los altavoces direccionales llevan ya un tiempo en el mercado, aún no se han convertido en algo que se comercialice a gran escala. Actualmente solo se encuentran en algunos edificios públicos como el Museo de Bellas Artes de Boston, el Centro Epcot de Disneylandia o la Biblioteca de Nueva York. Una pena, porque resultarían perfectos para no molestar a los vecinos.

La mayor ventaja de estos altavoces, como su propio nombre indica, y al contrario de los altavoces convencionales, es que son capaces de emitir sonido dirigido en una dirección concreta, por lo que se puede "apuntar" a una persona para que ella, y solo ella, pueda escuchar dicho sonido.

Así, resultan idóneos para museos, de forma que la persona delante de un cuadro o un elemento expuesto pueda escuchar la explicación sin que el sonido interfiera con el de otras explicaciones o simplemente moleste a otros visitantes. Las ventajas de los auriculares, sin su incomodidad.

En el video, podemos ver un ejemplo de su uso en una biblioteca. Podemos dirigirnos a una persona en concreto sin que el resto oigan nada en absoluto. Tan desconcertante como sorprendente.

Su funcionamiento parece desafiar las leyes de la física, pues las ondas tienen la tendencia natural a difundirse en todas direcciones, como la luz de una bombilla. Sólo las más altas frecuencias son más direccionales, lo que pasa es que producen sonidos irritantes o directamente inaudibles.

La otra manera de conseguir un sonido direccional, es con altavoces muy grandes, o con matrices altavoces, algo en lo que se trabaja para conseguir un mejor sonido en conciertos y grandes eventos, como se puede ver en la segunda parte del vídeo.

Así, el doctor Joseph Pompei, buscó una solución alternativa: los ultrasonidos. Los ultrasonidos son inaudibles para el ser humano, pero Joe descubrió que podía utilizar el aire en la habitación como altavoz, ya que las pequeñas corrientes transformaban las ondas desde las frecuencias a las que emite (unos 20 Khz) a otras que sí que escucha el oído humano (entre 20 Hz y 16Khz). Parece tener problemas con las frecuencias más bajas, siendo únicamente recomendados para transmitir voces y no tanto música u otros sonidos que emplean bajas frecuencias.

Las aplicaciones que pueden tener este tipo de altavoces direccionales son muchas, tanto en casa como fuera de ella. Por ejemplo, son perfectos para poder escuchar la televisión sin molestar a los vecinos o a tu pareja, que puede estar a tu lado leyendo o trabajando, y también para mandar mensajes subliminales en un supermercado, como vemos en el otro vídeo publicitando unas bananas como si nos hablara nuestra conciencia.

Tal como comentan los que lo han probado, es como llevar auriculares, solo que sin la incomodidad y limitaciones que estos tienen. Ahora solo falta que depuren la calidad de su sonido, que los precios bajen del medio millar de euros que cuestan ahora los más baratos, y ya tienen un comprador devoto.

Mis agradecimientos @carolaclavo, porque me dio la pista para escribir este artículo.

Más información | Holosonics En Xataka Smart Home | Preciosos altavoces ultrafinos ¿Sonarán bien?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos